Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia el violento traslado de decenas de inmigrantes a Serbia por parte de la Policía croata

Las fuerzas de seguridad de Croacia han obligado de forma violenta a decenas de solicitantes de asilo a regresar a Serbia sin ofrecerles la posibilidad de presentar reclamaciones, según ha denunciado este viernes la ONG Human Rights Watch (HRW), que ha instado al Gobierno a tomar las medidas necesarias para acabar con los abusos en la zona fronteriza.
Varios inmigrantes provenientes de Afganistán, incluidos dos niños sin acompañantes, han alertado del uso de la violencia por parte de la Policía croata y han señalado la falta de protección ofrecida por las autoridades del país.
"Las denuncias de maltrato y abusos a los solicitantes de asilo en la frontera con Serbia dicen muy poco de un país europeo como Croacia", ha indicado la investigadora de HRW para los Balcanes Lydia Gall. "Las autoridades tiene que garantizar que los agentes protejan a los refugiados e inmigrantes en vez de forzarlos a abandonar el país mediante el uso de la violencia", ha manifestado.
La organización ha instado a las autoridades croatas a investigar a aquellos agentes que se hayan visto involucrados en los abusos para que se haga justicia. "Nos pegaron a mi hermano y a mí sin ningún motivo", ha manifestado Ahmed, de 18 años. "Estaba asustado, así que no dije nada", ha añadido.
Hussein, un afgano de 24 años, llegó a principios de enero a un centro de recepción de solicitantes de asilo, donde le indicaron que acudiera a una comisaría para presentar la solicitud. Después la Policía le indicó que sería trasladado a un campo de refugiados. Sin embargo, las fuerzas de seguridad lo llevaron hasta la frontera con Serbia, le golpearon y le forzaron a abandonar el país.
"Menos mal que llevaba mucha ropa puesta, la cual sirvió para amortiguar los golpes. Me golpearon con una porra en la cabeza y las piernas", ha indicado un joven de 18 años procedente de Afganistán, el cual viajaba junto a otras 28 personas, incluidos tres niños.
MEDIDAS ANTIINMIGRACIÓN
Algunos países como Croacia, Macedonia, Serbia, Austria y Eslovenia introdujeron nuevas restricciones fronterizas en marzo tras la firma del acuerdo de redistribución de refugiados entre la Unión Europea y Turquía para frenar el flujo de inmigrantes a través de la ruta de los Balcanes.
HRW ha denunciado que esta medida ha supuesto que los miles de solicitantes de asilo, los cuales se han visto bloqueados en Serbia, se enfrenten ahora al frío invierno y la inseguridad en la zona, donde muchos traficantes intentan explotarlos.
A pesar de las restricciones impuestas principalmente en países como Hungría, los solicitantes de asilo han intentado atravesar Croacia en reiteradas ocasiones, lo que ha provocado una serie de incidentes.
VIOLACIONES DE LOS DERECHOS
En enero de 2016, varias agencias humanitarias registraron vulneraciones del derecho de asilo en la Unión Europea y de la Carta de Derechos Fundamentales. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha indicado que Serbia no debería ser considerado un tercer país seguro para la redistribución de solicitantes de asilo.
Según la agencia de Naciones Unidas, las autoridades serbias han fracasado a la hora de proteger a los refugiados, lo que implica que países como Croacia no deberían trasladar a los solicitantes de asilo a Serbia.
HRW ha registrado abusos sistemáticos contra inmigrantes y solicitantes de asilo, lo que supone una gran inseguridad para los niños sin acompañantes. De las 574 solicitudes presentadas en Serbia en 2016, sólo 19 personas recibieron el estatus de refugiado.
"Las acciones de Croacia, que está sobrepasando sus obligaciones legales, están poniendo a estas personas en peligro. El Gobierno debe ofrecer acceso a las solicitudes de asilo y procedimientos justos para su obtención", ha señalado Gall.
"La Comisión Europea debe presionar para que Zagreb cumpla con sus obligaciones e investigue a aquellos sospechosos de haber utilizado la violencia contra los refugiados", ha aseverado.