Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia la falta de voluntad política para acabar con las muertes bajo custodia policial en India

Al menos 590 personas han muerto en custodia policial en India entre 2010 y 2015, según ha denunciado la ONG Human Rights Watch (HRW), que ha alertado de que en vez de poner en marcha una serie de medidas para lograr que los agentes rindan cuentas por los abusos y las torturas en las cárceles, las autoridades no han presentado voluntad política para mejorar la situación de los Derechos Humanos en el país.
En el informe 'Unidos por la fraternidad: El fracaso de India para acabar con las muertes bajo custodia policial' la organización muestra las continuas irregularidades a la hora de llevar a cabo los arrestos y la impunidad de aquellos que torturan hasta la muerte a los detenidos.
En relación con las 17 muertes que se produjeron bajo custodia policial entre 2009 y 2015, la ONG ha señalado que la Policía no ha seguido los protocolos establecidos a la hora de realizar las detenciones, provocando una situación de mayor vulnerabilidad para los sospechosos.
"La Policía en India no aprenderá que golpear a los sospechosos es inaceptable hasta que se abran procesos judiciales por tortura contra ellos", ha manifestado la directora de HRW para el sur de Asia, Meenakshi Ganguly.
"Nuestras investigaciones muestran que, a menudo, los agentes de policía que investigan las muertes que se producen en las cárceles están más preocupados por cubrir a sus colegas que por hacer justicia", ha añadido.
A pesar de que la Policía suele señalar como principales causas de estas muertes el suicidio y las enfermedades, los familiares de las víctimas suelen asegurar que se deben a la tortura o los malos tratos recibidos por parte de los agentes, según la organización.
El Parlamento indio, así como el Tribunal Supremo, no ha logrado incrementar la legislación para restringir el trabajo de la Policía, lo que incluiría los registros, el trato a las personas arrestadas y los interrogatorios.
Las investigaciones independientes solicitadas por los tribunales han revelado serias violaciones de los protocolos por parte de la Policía, según ha informado HRW, que ha destacado la necesidad de que se investigue cada una de las muertes que se producen en el país bajo custodia policial.
Según la legislación india, que exige que los sospechosos sean examinados tras su detención, la Policía debe identificarse cuando realiza una detención, preparar un memorándum y garantizar que los familiares del arrestado sean informados de la situación.
"La Policía tiene su propio código de conducta. No siguen el Código Penal", ha señalado un magistrado del estado de Tamil Nadu, en el sur del país. El antiguo miembro de la Comisión Nacional para los Derechos Humanos Satyabrata Pal ha indicado que "la intención de una investigación policial interna es blanquear".
La organización ha alertado de que las familias de las víctimas, especialmente aquellas económica o socialmente marginadas, se enfrentan a amenazas por parte de los agentes si buscan que se haga justicia.
"Si la Policía sigue las normas para prevenir la tortura y el mal trato, las muertes bajo custodia podrían evitarse. India sólo podrá presumir de sus leyes cuando aquellos que se encargan de hacerlas cumplir rindan cuentas", ha zanjado Ganguly.