Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia la detención arbitraria de al menos 100 hombres por las milicias chiíes cerca de Mosul, Irak

Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este lunes que las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) han detenido de forma arbitraria a al menos 100 hombres, algunos de los cuales han sido torturados durante los interrogatorios, cerca de la ciudad iraquí de Mosul. Las FMP son las milicias para militaers chiíes aliadas del Gobierno iraquí.
A finales de abril, las FMP detuvieron a al menos 100 hombres cuando huían de sus hogares debido a los combates y han sido retenidos en la escuela de educación primaria de Janubia en la localidad iraquí de Tal Abta, ubicada al oeste de Mosul, según ha informado una fuente oficial a HRW.
La organización ha entrevistado a tres hombres de Al Hadar, un pueblo a 90 kilómetros de Mosul, que fueron detenidos por las FMP y han señalado que sus captores les preguntaron por posibles vínculos con el grupo yihadista Estado Islámico. Además, los entrevistados han asegurado que durante los interrogatorios fueron golpeados con cables de metal.
"Aunque haya motivos para que algunos de los que huyen de los combates sean sospechosos de actos criminales relacionados con Estado Islámico, deben respetarse sus derechos recogidos en la ley iraquí", ha señalado la subdirectora de HRW para Oriente Próximo, Lama Fakih. "Eso incluye el derecho a no ser maltratado", ha añadido.
HRW ha asegurado que el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, debe emitir un decreto que prohíba las detenciones por parte de las FMP y que mantenga apresados a aquellos responsables de abusos.
"Teniendo en cuenta el historial de abusos de las FMP en la zona, Bagdad debe tratar esta situación con mayor seriedad", ha asegurado Fakih. "Las autoridades deben hacer todo lo posible para asegurarse de que las familias que huyen del conflicto en la región de Mosul puedan llegar a un lugar seguro y no sean torturadas", ha añadido.
Según HRW, no es la primera vez que las fuerzas iraquíes utilizan escuelas para propósitos militares y de seguridad, algo que la organización asegura que retrasa la apertura de los colegios para escolarizar y proporcionar otros servicios a los niños.