Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW critica el "insensato" asesinato del periodista jordano Nahed Hattar

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha condenado este martes el asesinato del escritor jordano Nahed Hattar, tiroteado frente a un tribunal ante el que iba a hacer frente a cargos por difundir en redes sociales una caricatura que fue catalogada de ofensiva contra el Islam.
"El asesinato insensato de Hattar frente a un tribunal de Amán llega al hilo de los cargos insensatos presentados por el Gobierno contra él por una caricatura publicada en Facebook", ha lamentado la directora de HRW para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson.
"Los procesos judiciales arbitrarios por difamación de la religión estigmatizan a las personas y las convierten en foco de represalias por parte de 'justicieros'", ha recalcado.
Por ello, HRW ha reclamado al nuevo Gobierno jordano que avance de cara a la introducción de legislación que elimine los cargos por difamación del Código Penal del país.
"Las autoridades jordanas deben reconocer que las leyes y procesos por 'difamación de la religión' contribuyen al extremismo violento", ha argumentado Whitson.
"El Gobierno debería suspender de forma inmediata los procedimientos judiciales por estos casos, retirar las provisiones de su Código Penal y permitir a sus ciudadanos que participen en debates pacíficos sobre temas 'tabú'", ha remachado.
Hattar, de confesión cristiana y defensor del presidente sirio, Bashar al Assad, fue detenido después de compartir una caricatura en la que aparecía hombre con barba aparecía en la cama junto a varios mujeres y pedía a Dios que le llevase vino. Tras pasar varios días entre rejas, hace dos semanas quedó en libertad provisional.
Para un sector de la comunidad musulmana, la imagen suponía una ofensa contra la religión y las autoridades entendieron que Hattar había incumplido la ley al divulgarla.
Por su parte, la familia ha acusado a las autoridades de no ofrecer protección a Hattar, asegurando que habían entregado una lista con cerca de 200 nombres de personas que habían amenazado con matar al escritor.