Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW alerta de la "enorme amenaza" para los DDHH que supone el populismo en EEUU y Europa

El director de HRW advierte de que la llegada de Trump reforzará a los autócratas en el mundo
La emergencia de líderes populistas tanto en Estados Unidos como en Europa supone una "enorme amenaza" para la protección de los Derechos Humanos, ha subrayado el director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth, incidiendo en que este auge ha alentado también los abusos por parte de líderes autocráticos en todo el mundo.
"La emergencia del populismo representa una enorme amenaza para los Derechos Humanos", ha advertido en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de la publicación este jueves del Informe Mundial 2017 de la organización de Derechos Humanos, en el que se repasa la situación en esta materia en más de 90 países.
Según ha explicado, este riesgo ha quedado patente no solo con la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, sino también por la proliferación de "políticos y movimientos" en Europa como la campaña a favor del Brexit en Reino Unido, o Marine Le Pen en Francia, Geert Wilders en Países Bajos, Viktor Orban en Hungría o Jaroslaw Kaczinski en Polonia.
En su opinión, supone un "acontecimiento extremadamente peligroso" que cada vez sean más quienes aseguran defender lo que quiere la mayoría "afirmando que los Derechos Humanos deben quedar al margen", pensando que "tienen que actuar contra los inmigrantes, los solicitantes de asilo o en especial los musulmanes" para ganar más apoyo o violando los derechos de las minorías.
En su introducción al informe de 607 páginas, Roth ha denuncia que "Trump y varios políticos en Europa buscan el poder apelando al racismo, la xenofobia, la misoginia y el nativismo". "Todos ellos afirman que los ciudadanos aceptan las violaciones de los Derechos Humanos como algo supuestamente necesario para garantizar empleos, evitar el cambio cultural o evitar ataques terroristas", ha añadido, sosteniendo que, "de hecho, la falta de respeto por los Derechos Humanos ofrece el camino más probable hacia la tiranía".
En este sentido, ha lamentado que se esté olvidando a "los demagogos de ayer, los fascistas, los comunistas y esta índole que decían tener una percepción privilegiada de los intereses de la mayoría pero terminaron aplastando al individuo". "Cuando los populistas tratan los derechos como un obstáculo para su visión de la voluntad de la mayoría, solo es cuestión de tiempo antes de que se vuelvan contra aquellos que no están de acuerdo con su agenda", ha advertido.
LÍDERES AUTOCRÁTICOS
Roth ha subrayado en su entrevista con Europa Press que no hace falta remontarse tan lejos para encontrar ejemplos ya que "lo hemos visto más recientemente en la conducta del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, o del presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, que dicen hablar por la mayoría pero han aplastado a todos los que disienten".
Precisamente este es otro de los puntos en los que HRW el acento en su informe. "La emergencia de populistas occidentales parece haber animado a varios líderes a intensificar su incumplimiento de los Derechos Humanos", ha subrayado Roth en el preámbulo.
Así, además de mencionar los casos de Erdogan y Al Sisi, también ha resaltado los esfuerzos de otros presidentes como el ruso, Vladimir Putin, o el chino, Xi Jinping, para reprimir la disidencia y limitar la libertad de expresión, así como del presidente venezolano, Nicolás Maduro, "un desastre económico para los segmentos más desfavorecidos de la sociedad a los que ostensiblemente sirve".
En este sentido, ha expresado su preocupación por el hecho de que Trump "ha mostrado una inclinación a adular a líderes autocráticos", incluido Putin. Así pues, ha indicado a Europa Press, en HRW temen que la llegada del magnate a la Casa Blanca "va a reforzar esta autocracia en el mundo y puede que incluso sean peores de lo que ya lo son".
Frente a este panorama de "asalto global contra los Derechos Humanos", ha defendido Roth en su artículo, es necesaria "una reafirmación vigorosa y una defensa de los valores básicos que apuntalan estos derechos".
Aquí entran en juego, ha dicho, las organizaciones de la sociedad civil, especialmente las que defienden los derechos fundamentales, pero también los medios de comunicación, "subrayando las peligrosas tendencias en curso, atemperando su cobertura de las declaraciones de hoy y realizando un análisis de las ramificaciones a largo plazo". "También deberían hacer un esfuerzo especial para exponer y rechazar la propaganda y las 'falsas noticias' que algunos partisanos generan", ha añadido.
Los gobiernos comprometidos con los Derechos Humanos deben hacer igualmente más para defenderlos pero, ha añadido Roth, "en último término la responsabilidad está en los ciudadanos". Así, ha sostenido que "el mejor antídoto" frente a los demagogos es que la ciudadanía "reclame una política basada en la verdad y los valores sobre los que se ha construido la democracia que respeta los derechos".