Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guterres pide a los líderes de Sdán del Sur que "entiendan que tienen que poner fin a la guerra"

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha reclamado este jueves a los líderes de Sudán del Sur que alcancen un acuerdo para poner fin al conflicto, recalcando que "desafortunadamente, no se merecen al pueblo que tienen".
Durante una visita al campamento de refugiados de Imvepi, en Uganda, Guterres ha indicado que "la gente está sufriendo enormemente con esta guerra interminable", subrayando que "es momento de que termine".
"Es momento de que todos los líderes de Sudán del Sur entiendan que tienen que poner fin a esta guerra", ha manifestado, expresando su gratitud a los países de la región por intentar mediar en el conflicto.
Asimismo, ha aplaudido la "extraordinaria generosidad del pueblo y el Gobierno de Uganda" por acoger a casi un millón de refugiados sursudaneses "como hermanos y hermanas".
"En un mundo en el que tanta gente cierra sus puertas de forma egoísta, cerrando sus fronteras, no permitiendo la entrada de refugiados, este ejemplo merece ser alabado y admirado por toda la comunidad internacional", ha resaltado.
Guterres ha pedido recaudar 8.000 millones de dólares (unos 7.166 millones de euros) en los próximos cuatro años para hacer frente a la crisis de desplazados en Sudán del Sur, afirmando que "es absolutamente esencial que la solidaridad y generosidad del pueblo y el Gobierno de Uganda sea igualada por la comunidad internacional".
El secretario general de la ONU ha reconocido además que "todos son responsables" de la situación en el país". "Ante todo, la cúpula de Sudán del Sur es responsable, pero todos lo somos por no haber ayudado a crear las condiciones para que este país, que surgió como independiente, pueda vivir en paz y armonía", ha remachado.
Sudán del Sur está sumido en una guerra civil desde diciembre de 2013 que enfrenta a las fuerzas leales al presidente del país, Salva Kiir, y las que respaldan al exvicepresidente Riek Machar.
Como consecuencia de ello, dos millones de sursudaneses se han visto desplazados dentro del país y 1,92 millones han buscado refugio en los países vecinos.