Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guterres insta a las partes enfrentadas en Libia a restablecer la paz en el país tras el ataque a Brak al Shati

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha mostrado su preocupación por la situación en Libia y ha instado a las partes enfrentadas a restablecer la paz en el país tras el ataque llevado a cabo por una milicia de la localidad de Misrata contra la base aérea de Brak al Shati, en el sur del país, donde han muerto al menos 141 personas.
"Guterres se encuentra especialmente abrumado por el alto número de víctimas mortales, así como por la cifra de ejecuciones que han tenido lugar sobre el terreno, las cuales constituyen crímenes de guerra en caso de que se confirmen", ha indicado el portavoz del secretario general de la ONU, Stéphane Dujarric.
El portavoz ha señalado que la continua inseguridad en Libia es un recordatorio de que no existe una solución militar al conflicto. Según varios informes, más de 140 personas han muerto en el marco del ataque en Brak al Shati.
Guterres ha insistido en la necesidad de que las partes enfrentadas en Libia se comprometan con el diálogo político y trabajen de forma constructiva para lograr ese objetivo.
"La Secretaría General aprecia los esfuerzos de gran parte de los países vecinos, que buscan establecer un diálogo en el país para poner en marcha un proceso de paz bajo la supervisión de Naciones Unidas", ha explicado Dujarric en un comunicado.
El jefe de la Misión de Apoyo de la ONU en Libia (UNSMIL), Martin Kobler, ha condenado el ataque, por considerar que "socava por completo los esfuerzos políticos" para acabar con el conflicto.
"Me siento indignado por el gran número de victimas, especialmente ante la posibilidad de que muchos civiles hayan sido ejecutados. Esto supondría un crimen de guerra", ha manifestado.