Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La guerra de Siria en cifras: más de 200.000 muertos y casi 4 millones de refugiados

La guerra destruye ciudades enteras en Siriacuatro.com

El 15 de marzo de 2011 comenzaba en Siria una rebelión contra el régimen de Bachar al Asad inspirada en la primavera árabe. Cinco años más tarde, las cifras de este conflicto que involucra a occidente y amenaza al equilibrio geoestratégico de la zona nos superan por su magnitud: más 200.000 muertos, cuatro millones de refugiados y 3,7 millones de niños de solo conocen la guerra. Y de trasfondo, la amenaza de la expansión del estado Islámico.

Pero estas son solo las cifras oficiales proporcianadas por el régimen en las que se incluyen también 80.000 civiles víctimas de esta tragedia. Otros observatorios llegan a duplicar los datos, elavándolos hasta el medio millón de fallecidos lo que significa que el 11,5 por ciento de la población del país ha muerto o ha resultado herida por el conflicto armado.

Durante estos cinco años de guerra civil internacionalizada, los civiles han sido los que más han sufrido las consecuencias de la barbarie bélica de los tres bandos en conflictos. En la actualidad hay unos 6,36 millones de desplazados internos, mientras que 13,8 millones perdieron sus trabajos y con ello su fuente de ingresos durante el conflicto. Actualmente, Siria tiene una tasa de paro del 52,9 por ciento.

La consecuencia de esta destrucción de empleos y de la inseguridad ha sido que el 85,2 por ciento de la población se encontrara en situación de pobreza a finales de 2015, mientras que el 69,3 por ciento están en extrema pobreza, lo que significa que son incapaces de cubrir sus necesidades alimentarias básicas.

Otra de las consecuencia de la guerra es que la tasa de escolarización ha caído drásticamente hasta el 45,2 por ciento.

Con un país debastado por la guerra, las necesidades básicas para sobrevivir de sus ciudadanos solo pueden ser cubiertas gracias al trabajo de las agencias humanitarias que atienden a algo más de 12 millones de sirios. Por ello, el presupuesto de la ayuda humanitaria necesaria solo para el pasado 2015 fue de algo más de 7.000 millones de euros, de los que solo se ha llegado a cubrir el dos por ciento.

Un país con una economía destruída

La guerra ha destruido al país también en términos financieros y ha terminado por generar instituciones y poderes separados en función de los distintos grupos en combate. El año pasado concluyó con una caída interanual del PIB del 4,7 por ciento y un retroceso del consumo del 33,4 por ciento.

La inversión también ha caído, un 5 por ciento en comparación con los datos de 2014, mientras que las exportaciones y las importaciones se han desplomado un 29 y un 20 por ciento, respectivamente. El déficit comercial ha alcanzado ya el 27,6 por ciento del PIB.

Se calcula que las pérdidas económicas acumuladas por la economía siria hasta finales de 2015 ronda los 254.700 millones de dólares (unos 224.800 millones de euros), lo que equivale al 468 por ciento del PIB que tenía Siria en el año 2010.