Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia costera griega rescata a un grupo de refugiados de Irak y Siria

Es la última de las embarcaciones con inmigrantes a bordo que rescata la Guardia Costera griega. El motor de este pequeño bote dejó de funcionar en alta mar y quedaron navegando a la deriva. Son refugiados procedentes de Siria, Irak y Afganistán en busca de una vida mejor en Europa. Un futuro para sus hijos. Aceptan el riesgo de una travesía llena de peligros, porque para ellos las alternativas no existen. Hussein ha sobrevivido de milagro. Tiene una razón de peso. "Mi hijo pasó tres días en la UCI, los médicos me dijeron: tienes que llevarlo a Europa. Lo llevé a casa, me despedí y vine. No estoy feliz, pero lo he hecho por él, porque era una situación de vida o muerte". Desembarcan en la isla de Lesbos, desbordada este año por la llegada de inmigrantes. De las 737 personas que tocaron tierra en enero a las 7.200 del pasado mes de mayo. Un goteo incesante de vidas humanas que ejerce presión sobre la capacidad, los servicios y los recursos de la isla. Identificados, examinados por los médicos y registrados. Cada día cientos de ellos abandonan Lesbos con destino a la península, quién sabe si ese destino alberga un futuro con esperanza.