Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno francés solicita formalmente la ampliación del estado de emergencia

HollandeREUTERS

El Gobierno de Francia ha solicitado este miércoles formalmente la prolongación, tres meses más, del estado de emergencia decretado por el presidente, François Hollande, tras la cadena de atentados perpetrada por el grupo Estado Islámico el 13 de noviembre en París.

El portavoz del Ejecutivo, Stéphane Le Foll, ha explicado al término del Consejo de Ministros que el Gobierno solicita la prórroga hasta la puesta en marcha de los nuevos procedimientos judiciales, con los que el Gobierno quiere reforzar la lucha antiterrorista.
La solicitud será examinada en primera lectura por los senadores el próximo martes, mientras que a la Asamblea Nacional llegará el 16 de febrero, según informan los medios galos.
El estado de emergencia bajo el que vive Francia a raíz de los atentados del 13-N contempla medidas excepcionales principalmente en el ámbito de la seguridad, a costa muchas de ellas de recortes en ciertas libertades.
Le Foll ha defendido que es "útil en la lucha contra el terrorismo", especialmente en un momento en el que el riesgo es "extremadamente elevado". El portavoz ha respondido a quienes critican la falta de garantías judiciales y ha insistido en que se aplica "con respeto" a la ley.
Popularidad
Los atentados de noviembre reforzaron la imagen presidencial de Hollande, pero conforme han ido pasando los meses su popularidad ha regresado a los niveles previos al 13-N. Una encuesta elaborada por Ifop-Fiducial sitúa el nivel de apoyo en el 26 por ciento, diez puntos menos que hace un mes.
El sondeo, elaborado para la revista 'Paris Match' y la emisora Sud Radio, recoge que tres de cada cuatro franceses no respaldan la gestión del presidente, si bien todavía hay un 63 por ciento que consideran que Hollande "defiende bien los intereses de Francia en el extranjero".
El declive de Hollande contrasta con el aguante del primer ministro, Manuel Valls, que pese a caer cuatro puntos en popularidad se mantiene en el 44 por ciento. Un 53 por ciento de las personas entrevistadas consideran que el actual jefe de Gobierno desempeñará un papel más importante en la política gala durante los próximos años.