Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno y militares llegan a un acuerdo por el que los soldados recibirán los pagos pendientes el lunes

El Gobierno de Costa de Marfil y los soldados amotinados en la ciudad de Bouaké por el impago de una serie de pluses han llegado a un acuerdo este viernes a última hora, por el que los militares recibirán una parte de las sumas que el Ejecutivo tiene que entregarles.
Tras varios días de motines en diferentes ciudades, y de que este mismo viernes se registraran varios tiroteos en dos bases militares de Abiyán (sur) y un nuevo motín en Korhogo (norte), ambas partes han llegado a un acuerdo que, según varias fuentes consultadas por Radio France Internationale, satisface tanto al Gobierno como a los soldados.
El portavoz del Gobierno, Bruno Koné, ha anunciado este nuevo acuerdo por el que el Ejecutivo marfileño procederá al pago de una parte de la suma pendiente --un total de doce millones de francos (casi 18.300 euros)-- la próxima semana.
El lunes recibirán algo menos de la mitad, cinco millones (cerca de 7.600 euros), mientras que a partir de entonces, cada mes recibirán un millón adicional (1.500 euros) hasta cumplir la deuda. Un total de 8.500 soldados se verán afectados por la entrega de esta prima que les fue prometida antes de la breve guerra civil de 2011, desatada después de que el entonces presidente, Laurent Gbagbo, se negara a reconocer su derrota en las elecciones.
Precisamente la cantidad de doce millones de francos marfileños era la que los soldados exigían, sin posibilidad de negociar, para poner fin a los motines de la última semana, la segunda vez que tiene lugar un levantamiento de estas características en menos de tres años.
Los levantamientos y tiroteos registrados durante la tarde del viernes pretendían ejercer presión en el encuentro entre soldados y Ministerio de Defensa para conseguir que se avanzara en las negociaciones y se consiguieran lo antes posible las reivindicaciones de los militares.
El encuentro, celebrado en la prefectura de Bouaké y que ha durado varias horas, ha estado cerrado a la prensa.