Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno británico convoca elecciones anticipadas en Irlanda del Norte para el 2 de marzo

El ministro para Irlanda del Norte del Gobierno británico, James Brokenshire, ha anunciado la convocatoria de elecciones anticipadas a la Asamblea para el próximo 2 de marzo tras la dimisión del viceministro principal de Irlanda del Norte y dirigente del Sinn Fein, Martin McGuinness.
"Propongo un borrador de orden del consejo que se presente rápidamente para convocar elecciones para el jueves 2 de marzo y disolver la Asamblea desde el 26 de enero", ha anunciado Brokenshire en rueda de prensa.
McGuinness dimitió el pasado 9 de enero en protesta por la decisión de la ministra principal, Arlene Foster, quien se niega a apartarse del cargo para facilitar la investigación sobre un polémico programa energético.
El Sinn Fein, que forma parte del Gobierno con el Partido Democrático Unionista (DUP) de Foster considera que el Incentivo para la Calefacción Renovable (RHI, por sus siglas en inglés) ha costado a los contribuyentes cientos de millones de libras.
La dimisión de McGuiness supuso automáticamente la destitución de Foster --aunque retuvo ciertas competencias-- conforme a lo recogido en los protocolos conjuntos del acuerdo de coalición entre republicanos y unionistas. Estos textos prevén que el partido del dimisionario tiene siete días para nombrar a un sustituto, pero el Sinn Fein declaró que no tiene intención de hacerlo.
Una vez pasados esos siete días, es el ministro británico para Irlanda del Norte, Brokenshire, quien tenía un plazo de seis meses para convocar elecciones. Después será la aritmética parlamentaria la que dicte el rumbo político, pero todo hace pensar que el Partido Demócrata Unionista (DUP) de Foster y el Sinn Fein seguirán siendo los principales partidos.
Algunos analistas pronostican un trasvase de votos del DUP al más radical Partido Unionista del Ulster (UUP), con lo que el Sinn Fein podría convertirse por primera vez desde el inicio del proceso de paz en el principal partido de Irlanda del Norte y podría colocar a uno de sus dirigentes al frente del Gobierno norirlandés, siempre después de un largo y complejo proceso de negociación para la formación de gobierno. En cualquier caso, nadie imagina una vuelta al conflicto armado.