Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno turco vuelve a impedir la visita de diputados alemanes a los militares de la base de Konya

Las autoridades turcas han vuelto a impedir la visita de parlamentarios alemanes a tropas estacionadas en su suelo, concretamente en la base militar de Konya, según ha confirmado este viernes a DPA un diputado.
El Ministerio alemán de Exteriores informó a los legisladores que el Gobierno turco había pedido el aplzamiento del viaje previsto para el próximo lunes a la base de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Konya.
Según ha confirmado el presidente de la comisión parlamentaria de Defensa, Wolfgang Hellmich, Ankara hizo referencia al estado actual de las relaciones entre ambos países.
En Konya están estacionados entre 20 y 20 soldados alemanes que participan en vuelos de reconocimiento del tipo AWACS en la lucha contra la milicia terrorista Estado Islámico.
La relación ya se encontraba prácticamente congelada al negar el ingreso de los parlamentarios a la base aérea de Incirlik, donde estaban estacionados unos 260 soldados alemanes con aviones de reconocimiento del tipo "Tornado". En respuesta, el Gobierno de la canciller Angela Merkel resolvió trasladar a estos efectivos a partir de junio a Jordania.
Hellmich ha confirmado que la decisión de Turquía fue conocida el jueves por la tarde a través de una nota verbal enviada al Ministerio de Exteriores y ha aprovechado para pedir respeto al derecho de los diputados a visitar a las tropas destacadas en el extranjero.
El Ejército alemán es un ejército parlamentario y sólo puede efectuar misiones con los votos del Bundestag (cámara baja). "En estas circunstancias no veo posibilidad de prolongar el mandato", señaló Hellmich. El mandato de los soldados en Konya expira a finales de año y su prórroga será sometida a votación en el hemiciclo de Berlín.