Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Portugal presenta una queja formal en Bruselas por el almacén nuclear de Almaraz

El Gobierno portugués ha presentado este martes una queja formal por la decisión de las autoridades españolas de construir el Almacén Temporal Individualizado (ATI) en la Central Nuclear de Almaraz (Cáceres) porque considera que no se ha evaluado el impacto ambiental transfonterizo.
Amaraz se encuentra a unos 80 kilómetros de la frontera con Portugal y el peligro vendría por la posible contaminación de las aguas del río Tajo, a cuya orilla se encuentra la central. "La queja ha sido enviada hoy", ha informado una fuente del Ministerio de Ambiente portugués citada por la agencia de noticias portuguesa Lusa.
El pasado jueves ecologistas y representantes de distintos partidos políticos portugueses se manifestaron frente a la Embajada española en Lisboa en protesta por la instalación del almacén nuclear.
Entonces, una diputada del Partido Socialista de Portugal, Helena Roseta, denunció que estas instalaciones suponen "una clara violación de una directiva comunitaria", ya que Bruselas "obliga" a realizar un estudio del impacto ambiental transfronterizo en situaciones que afecten a los dos lados de la frontera.
Desde el Partido Ecologista-Los Verdes (PEV), Heloísa Apolónia ha respaldado la queja del Gobierno, pero argumenta que ésta debía haberse presentado "más pronto".