Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de México reitera su compromiso con la investigación de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha expresado este lunes el compromiso de su Gobierno con la investigación en torno a la desaparición de los 43 estudiantes 'normalistas' de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, dos años después de que se perdiera la pista de los jóvenes.
Desde Cartagena de Indias, donde se ha trasladado para asistir a la firma del acuerdo de paz entre el Ejecutivo colombiano y la guerrilla de las FARC, el mandatario mexicano ha recordado que este lunes es "ocasión para reiterar el firme compromiso" de su Ejecutivo para "llegar a las últimas consecuencias en las investigaciones".
Asimismo, ha garantizado que se buscará a los culpables de la desaparición de los 43, cuyo paradero se desconoce desde el 26 de septiembre de 2014.
En la misma línea se ha pronunciado el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien ha prometido "ni olvido para las víctimas, ni perdón para los culpables".
Osorio Chong ha recordado que la desaparición de los 43 ha dañado al país como sociedad, pero ha señalado que las investigaciones continúan y que todas ellas se darán a conocer "de manera transparente".
Este lunes se han cumplido dos años de la fecha en que los 43 estudiantes de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa llegaron a Iguala para recaudar fondos para viajar a la capital mexicana el 2 de octubre con el fin de participar en la conmemoración de otra matanza estudiantil, la de Tlatelolco.
Según la versión oficial, ese día la esposa del alcalde tenía previsto presentar un informe de su labor al frente del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia municipal y, ante el temor de que los estudiantes reventaran el acto, como ya había ocurrido en el pasado, el alcalde ordenó a la Policía actuar contra los 'normalistas'.
Policías de Iguala, apoyados por agentes de Cocula, interceptaron a los jóvenes a la entrada del municipio y abrieron fuego, matando a uno de ellos y dando lugar a un enfrentamiento que se saldó con seis muertos y 25 heridos.
Una vez controlada la situación, detuvieron a los 'normalistas' que no consiguieron huir, les condujeron en varios furgones policiales a los límites entre Iguala y Cocula y se los entregaron al grupo de sicarios de Guerreros Unidos.
A partir de ese momento se pierde el rastro de los 43 'normalistas'. Esta versión de los hechos, que nunca fue aceptada por las familias y amigos de los 43 'normalistas', que han seguido defendiendo incansablemente que siguen vivos ('vivos se los llevaron, vivos los queremos') ha sido desmontada por la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH).
Los investigadores regionales han determinado que no hubo un solo enfrentamiento entre 'normalistas' y uniformados, sino que se produjeron hasta nueve en los que, además de policías municipales, intervinieron miembros de la Policía Federal y del Ejército.
PROTESTAS POR TODO EL PAÍS
Miles de personas se han reunido este lunes para desfilar, liderados por los familiares de los 'normalistas' desde el Ángel de la Independencia, en Ciudad de México, para recordar la desaparición de los 43, al igual que se ha hecho en otras partes del país.
Durante los últimos días, se han llevado a cabo numerosos actos convocados por varios colectivos para exigir justicia por los hechos ocurridos el 26 de septiembre de 2014.
Un día antes, la Policía detuvo a cerca de una decena de 'normalistas' que se manifestaban en Chilpancingo, capital del estado de Guerrero.