Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Irak expresa su rechaza a la presencia del PKK en Sinyar

El Gobierno de Irak ha expresado este miércoles su rechazo a la presencia del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en la localidad de Sinyar, en medio de las tensiones entre el grupo y las autoridades de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí.
"No permitiremos que ninguna parte interfiera en los asuntos internos de Irak, y rechazamos la interferencia en los asuntos internos de otros países", ha dicho Saad Hadizi, portavoz del primer ministro, Haider al Abadi.
"Esto es parte de la política exterior de Irak. No queremos ser parte de los problemas internos de otros países, y por eso rechazamos estos actos", ha sostenido, en declaraciones a la cadena de televisión kurda Rudaw.
Por su parte, el comandante del PKK en Sinyar, Agid Civian, ha descartado durante la jornada un conflicto interno entre las fuerzas kurdas, recalcando que el grupo está presente en la zona para proteger a los yazidíes de los ataques del grupo yihadista Estado Islámico.
El martes, el brazo armado del PKK rechazó la amenaza del primer ministro de la región semiautónoma, Nechirvan Barzani, sobre un posible uso de la fuerza para que abandonen Sinyar.
"Miles de personas, entre ellos combatientes peshmerga --las fuerzas de seguridad del Kurdistán iraquí-- nos han preguntado sobre estas declaraciones. Todo el mundo debe saber que la era de la guerra civil ha terminado", ha dicho Civian.
Asimismo, ha recalcado que las fuerzas del PKK, que cuentan con numerosos puestos de control en Sinyar, permanecerán en la zona, argumentando que "la misión aún no ha sido cumplida".
Barzani reclamó el 15 de diciembre al PKK que abandonara la localidad, argumentando que "ha creado inestabilidad" y que "ha impedido que la gente reconstruya la ciudad".
"Una de las principales razones que ha impedido la reconstrucción de Sinyar es el PKK, y esto es un hecho", dijo, asegurando que consideraría el uso de la fuerza para lograr la salida del grupo de la ciudad.
El propio Civian resaltó en agosto que el grupo sólo abandonaría Sinyar "una vez sea liberada en su totalidad y hayan sido liberados todos los yazidíes que siguen en manos de Estado Islámico".
El grupo yihadista se hizo con el control de la ciudad, en la que residía una importante comunidad yazidí, en agosto de 2014, siendo liberada en noviembre de 2015 por una coalición de fuerzas kurdas, entre ellas los peshmerga --las fuerzas de seguridad del Kurdistán iraquí-- y el PKK.