Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno insiste en que si el ELN libera a los secuestrados el diálogo de paz empezará en "semanas"

El ministro de Interior de Colombia, Juan Fernando Cristo, ha insistido en que si el Ejército de Liberación Nacional (ELN) libera a todos los secuestrados las conversaciones de paz podrían comenzar "en pocas semanas".
Cristo ha valorado como algo "positivo" la tregua declarada por el ELN para facilitar el plebiscito que se celebrará el 2 de octubre para que los colombianos ratifiquen o rechacen el acuerdo de paz alcanzado entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
"Sin duda (...) es un gesto positivo del Ejército de Liberación Nacional que el Gobierno celebra, que va a garantizar estas elecciones en zonas del país donde el ELN actúa", ha dicho Cristo, en declaraciones a la prensa.
El titular de Interior ha reclamado a la segunda guerrilla del país que sume a esta tregua "la decisión de liberar a los secuestrados que tiene en su poder", condición que el Ejecutivo ha exigido para dar inicio a las negociaciones de paz.
Cristo ha asegurado que, si el ELN accede a renunciar al secuestro, "en pocas semanas, seguramente, o en corto tiempo, podremos empezar la mesa de negociaciones, que ya ha sido acordada y que tiene una agenda definida".
"Este Gobierno tiene toda la disposición al diálogo, toda la decisión política de avanzar en la solución negociada al conflicto armado (...), pero esa guerrilla debe entender que hoy en día el secuestro es intolerable para la sociedad colombiana", ha subrayado.
El Gobierno y el ELN anunciaron el pasado 30 de marzo que habían llegado a un acuerdo para iniciar la "fase pública" de los "contactos exploratorios" que comenzaron en 2014 con el objetivo de poner fin a la guerra.
Aunque estaba previsto que el diálogo de paz comenzara en mayo en Ecuador, todavía no ha arrancado porque el grupo armado se resiste a liberar a los rehenes y, según denuncia el ELN, porque el Gobierno pretende cambiar la agenda pactada.