Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Napolitano analiza las posibilidades del Gobierno tras dimitir los ministros del PDL

Napolitano.cuatro.com

El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, ha asegurado que va a analizar las posibilidades de continuidad del Gobierno que lidera Enrico Letta, después de que los ministros del Pueblo de la Libertad (PDL), el partido del ex primer ministro Silvio Berlusconi, anunciaran su dimisión, ha informado la agencia de noticias Adnkronos.

"Intentaré ver cuáles son las posibilidades de continuidad en esta legislatura, como he hecho siempre cuando ha habido una crisis", ha asegurado Napolitano, tras la crisis de gobierno originada por la salida de los ministros del partido de Berlusconi, que ahora pretende refundar Forza Italia.
Según la agencia de noticias italiana, tres de los cinco ministros dimisionarios han rechazado sumarse al nuevo proyecto de Berlusconi, que será expulsado del Senado en cumplimiento de las condenas judiciales que establecen su inhabilitación.
"Intentaré verificar los precedentes de otras crisis, a partir de las del segundo Gobierno liderado por (Romano) Prodi y según los criterios de mis predecesores y míos. Veremos la sucesión de acontecimientos", ha afirmado Napolitanos, en declaraciones a la prensa realizadas en Nápoles.
"El presidente de la República no confía en un partido o en otro. El único camino que he seguido ha sido el de favorecer la formación de un Gobierno sobre la base de los números, que no he determinado yo sino que han determinado los electores, que veían imposible la formación de un gobierno sin el concurso de los dos partidos mayoritarios", ha afirmado el jefe del Estado italiano.
Napolitano ha realizado estas declaraciones a su salida del palacio de la Prefectura en Nápoles, donde algunas personas le han exigido que "disuelva las cámaras". Poco después de las declaraciones de Napolitano, han salido varios ministros dimisionarios para asegurar que no se sumarán a la nueva apuesta política de Berlusconi, la refundada Forza Italia.
"Así no es. Forza Italia no puede ser un movimiento extremista en manos de los extremistas. Queremos estar con Berlusconi, con su historia y sus ideas pero no con sus malos consejeros. Se puede trabajar por el bien del país siendo alternativa a la izquierda y rechazando los extremismos. Angelino Alfano entra en juego para esta batalla buena y justa", ha asegurado Maurizio Lupi, un día después de su dimisión como ministro de Infraestructuras y Transportes.
Por su parte, la ya exministra de Sanidad Beatrice Lorenzin, también del PDL, ha dejado claro que no se sumará a la nueva aventura política de Berlusconi. "Acepto sin retrasarla la solicitud de dimisión hecha en una reunión en la no participaron ni el presidente de los grupos parlamentarios ni el secretario del partido por coherencia política con los cometidos que han dado como ministra de este Gobierno. Seguiré expresando mis ideas y mis principios en el centroderecha pero no en esta Forza Italia", ha dicho Lorenzin.
Por su lado, el ministro de Reformas, Gaetano Quagliariello, del PDL, ha confirmado que dimitirá y no ha aclarado si apoyará el nuevo partido de Berlusconi. "No he tenido ningún problema para presentar la dimisión como ministro. Lo haré en cuanto llegue a Roma", ha explicado. Los italianos afrontan "una decadencia fundamental de los destinos del país" y Quagliariello está adoptando sus decisiones "por si mismo". "No sé qué dirá Letta, creo que el discurso que hará será un elemento fundamental porque estamos en un momento en el que hay que afrontar las propias responsabilidades con nuestra conciencia", ha asegurado.