Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gentiloni apela a la "responsabilidad" del Parlamento para que respalde a su gobierno

El nuevo primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, ha apelado a la "responsabilidad" del Parlamento de cara a la votación esta tarde en la Cámara de Diputados, que deberá refrendar el gobierno que presentó este lunes ante el jefe de Estado, Sergio Mattarella.
"Dejo a la dialéctica entre las fuerzas políticas el debate de la duración del Gobierno, que durará hasta que tenga la confianza del Parlamento", ha señalado Gentiloni en el aula de Montecitorio.
En un mensaje a la oposición, el primer ministro designado ha afirmado que "el gobierno se dirige a todos los ciudadanos italianos, se basa en una mayoría que respeta a la oposición y pide respeto por las instituciones".
Durante la intervención de Gentiloni en la Cámara no han estado presentes tanto los diputados del Movimiento Cinco Estrellas como los de la xenófoba Liga Norte, que han abandonado sus escaños.
Debido a la composición de la Cámara de Diputados, donde el Partido Democrático cuenta con mayoría suficiente, no hay previstas sorpresas y se espera que el gobierno de Gentiloni supere con facilidad la moción de confianza.
La votación en el Senado será más compleja, ya que el partido de la Alianza Liberal Popular de las Autonomías, que cuenta con 18 senadores no daría su apoyo al nuevo ejecutivo lo que provocaría que solo superase la mayoría por dos votos, según informan los medios italianos. Aún así el nuevo gobierno podría contar con 172 votos de los 320 totales.
A esta complejidad en la composición de los apoyos políticos ha hecho referencia Gentiloni quien ha especificado que el gobierno "nace con la misma mayoría del gobierno precedente, que no ha venido a menos".
"Para algunos esto es un límite, sin embargo, yo reivindico el gran trabajo hecho y los resultados obtenidos en el anterior ejecutivo, que han puesto en marcha Italia y que deben ser reconocidos", ha comentado.
Gentiloni, que ejerció en el gabinete de Matteo Renzi como ministro de Exteriores, ha señalado también el gesto de "coherencia" de su predecesor que renunció al cargo tras haber perdido el referéndum sobre la reforma constitucional a la que había ligado su futuro político.
"Su dimisión, que ha creado la crisis, no era obligada sino que fue un gesto de coherencia a lo que no sólo la mayoría del gobierno sino todas las fuerzas políticas deberían mirar con respeto", ha considerado.
Asimismo ha marcado la hoja de ruta en políticas de migración y económicas que pondrá sobre la mesa en el próximo Consejo Europeo previsto para este jueves. Así ha reclamado cambios en Europa que la lleven a no ser "demasiado severa en algunos aspectos de la política de austeridad y demasiado tolerante ante países que no aceptan la asunción de responsabilidad común en temas de inmigración".
"Italia tendrá una posición muy neta. No es aceptable y menos lo sería en una hipotética reforma del código de Dublín", ha dicho en referencia a la legislación que permite devolver a los inmigrantes ilegales al país por el que entraron a Europa y que claramente perjudica a Italia.
MONTE DEI PASCHI
Respecto al sistema bancario, que ha sufrido una crisis esta semana, después de que el Banco Monte dei Paschi de Siena, el banco más antiguo del mundo y el tercero más importante de Italia, entrara en bancarrota, Gentiloni ha reiterado que "es sólido y contribuye al crecimiento económico".
El MPS deberá recibir con urgencia ayuda estatal si la entidad fracasa en su intento de captar en los mercados 5.000 millones de euros para su recapitalización. Según el diario italiano 'La Repubblica', el Ministerio de Economía ya tiene redactado un decreto para proceder con el rescate pero quiere esperar hasta el último momento para ver si no surge alguna otra alternativa.
A este respecto ha confirmado que hay "casos específicos en los que es necesario un refuerzo patrimonial sobre algunos institutos bancarios". "Hay que saber que el gobierno esta preparado a Intervenir para salvaguardar los ahorros de los ciudadanos y la estabilidad del sistema financiero", ha revelado.
En cuanto a la ley electoral, una de claves no resueltas a las que el nuevo gobierno italiano deberá hacer frente, para permitir la convocatoria de elecciones Gentiloni ha remarcado la responsabilidad de todas las fuerzas políticas.
En Italia rigen dos leyes electorales distintas para la Cámara de Diputados y para el Senado. Está previsto que el próximo 24 de enero el Tribunal Constitucional decida sobre la legitimidad de la ley aprobada por Renzi en abril, Italicum.
Sin embargo, el Parlamento podría comenzar a trabajar en una nueva ley antes. "El gobierno no será el actor protagonista de la modificación de la ley electoral", ha dejado claro el nuevo primer ministro.
De esta forma, ha recalcado la responsabilidad de las fuerzas políticas en el Parlamento de encontrar puntos en común y acuerdos eficaces para la reformar el sistema de voto.