Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gambia ordena el cierre de la emisora Taranga FM "con efecto inmediato"

Una popular emisora de radio de Gambia, Taranga FM, se ha visto obligada a dejar de retransmitir después de recibir una orden por parte de las autoridades del país para cerrar la cadena "de forma inmediata".
El cierre de la cadena ocurre apenas un mes después de las elecciones presidenciales que, si bien dieron la victoria al líder de la oposición, Adama Barrow, han sido polémicas dado que el presidente saliente, Yahya Jamé, se ha negado a abandonar el cargo.
Tal y como ha indicado una fuente bajo anonimato al diario local 'Jollof News', la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) ha ordenado que Taranga FM "deje de retransmitir con efecto inmediato". La cadena, autodenominada independiente, traduce noticias del inglés a los idiomas locales.
No se ha ofrecido ninguna razón oficial para el cierre de la cadena, aunque fuentes cercanas a la gestión de Taranga sostienen que la ANI ha actuado "por órdenes de arriba".
El Sindicato de Prensa de Gambia ha confirmado el cierre de la emisora, gestionada por un periodista en el exilio, Alagie Ceesay, que en julio de 2015 fue detenido y acusado de sedición y publicación de noticias falsas después de haber compartido de forma privada a través de su teléfono una imagen en la que se veía una pistola apuntando contra la cabeza da Jamé.
Esta no fue la única detención de Ceesay, ya que la cadena, la única que retransmite noticias de periódicos de propiedad privada, ha sido víctima de hostigamiento por parte del Ejecutivo durante el mandato de Jamé.
En esa ocasión estuvo detenido en régimen de incomunicación entre el 2 y el 13 de julio, para después ser liberado. Cuatro días después fue detenido en la sede de la ANI, que no es estrictamente un centro de detención, y se le impidió el acceso a defensa legal, así como el contacto con su familia.
Fue llevado ante el Tribunal Supremo en agosto, donde fue acusado de seis delitos de sedición y de publicación de noticias falsas con intención de provocar temor y alarma entre la sociedad.
Tras negársele la libertad bajo fianza a pesar de sufrir problemas de salud, se le condenó a prisión a mediados de abril de 2016, tras lo cual huyó a Senegal, donde ha estado exiliado.