Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Frente Moro de Liberación Islámica se ofrece al Gobierno para ayudar a solucionar la crisis de Marawi

El Frente Moro de Liberación Islámica (MILF) de Filipinas ha ofrecido su ayuda al Gobierno de Rodrigo Duterte para solucionar la crisis de la ciudad de Marawi, donde desde hace más de un mes se encuentran apostados milicianos del grupo Maute tras un asalto que obligó a casi la totalidad de la población a abandonar la zona.
El responsable de la junta de aplicación del proceso de paz del MILF, Mohaguer Iqbal, ha confirmado al diario 'Inquirer' que el grupo quiere tener un papel activo para ayudar al Ejecutivo a poner fin a los combates entre el Ejército y Maute, pero ha advertido de que sólo intervendrá "en el mayor interés de la población civil".
Iqbal ha asegurado, no obstante, que el MILF no ha recibido ninguna petición por parte de las autoridades para intervenir en la crisis de Marawi.
"No es imposible (que participemos), sobre todo si el interés de los civiles está en juego", ha señalado en conversación telefónica con el citado diario. "Si hay una petición, la cúpula del MILF probablemente considerará esta idea", ha agregado.
El MILF firmó en marzo de 2014 un acuerdo de paz con el Gobierno poniendo fin a 45 años de conflicto y 120.000 muertos y supuso la creación de unas instituciones propias para la región del sur de Filipinas de mayoría musulmana.
Marawi, con más de 200.000 habitantes, está asediada, principalmente, por integrantes de Maute en un aparente intento por esconder al líder del grupo insurgente Abú Sayyaf, Isnilon Hapilon, a quien estaba previsto detener el 23 de mayo después de recibir información de que se encontraba en la ciudad. El Ejército cree ahora que Hapilon habría podido huir de la ciudad.
Desde que comenzaron los combates en Marawi, hace ya seis semanas, casi 300 terroristas, 70 militares y 27 civiles han muerto y la mayor parte de los habitantes ha tenido que abandonar la ciudad para escapar de la violencia, de acuerdo con el último balance oficial.