Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía denuncia al presidente del Senado por el escándalo de corrupción en Petrobras

El procurador general de Brasil, Rodrigo Janot, ha presentado este lunes una nueva denuncia contra el presidente del Senado, Renan Calheiros, esta vez por su presunta implicación en el escándalo de corrupción en Petrobras.
Janot ha acusado a Calheiros y al diputado federal Aníbal Gomes, ambos del gobernante Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), de corrupción pasiva y blanqueo de dinero, mientras que el director comercial de la empresa Serveng, Paulo Twiaschor, está señalado por corrupción activa y lavado de activos.
Según Janot, Calheiros y Gomes recibieron 800.000 reales (224.700 euros) como soborno de Serveng. El dinero llegó al PMDB a través de dos donaciones legales para la campaña electoral de 2010, cuando Renan fue elegido senador, pero el objetivo real era comprar la voluntad de los dos políticos, de acuerdo con el procurador general.
"El senador reitera que sus cuentas electorales ya fueron revisadas", ha dicho el gabinete de prensa de Calheiros en un comunicado donde afirma que está "tranquilo" y deseando que se esclarezca esta nueva investigación, según informa la prensa brasileña.
Servent, por su parte, ha dicho que "recibe con sorpresa e indignación" la denuncia contra Twiaschor y ha negado que la empresa haya hecho donaciones electorales "con el fin de participar en las licitaciones más cuantiosas de Petrobras".
Calheiros acaba de salir indemne de otra denuncia de la Procuraduría General por utilizar una empresa privada que ejercía de 'lobby' para que pagara la pensión de manutención a una hija que tuvo fuera de su matrimonio y de usar documentos falsos para encubrirlo.
El magistrado del Tribunal Supremo Marco Aurelio ordenó el cese de Calheiros como presidente del Senado, pero días después el pleno rechazó el caso y decidió mantener al líder del PMDB en el cargo, aunque ya no podrá formar parte de la "línea sucesoria" del presidente del país.
Calheiros es un aliado clave del mandatario brasileño, Michel Temer, en la sede legislativa. El Gobierno necesita reunir los votos necesarios para sacar adelante su polémico paquete de reformas económicas.