Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Filipinas cancela el viaje de una relatora de la ONU porque "se negó a aceptar las condiciones" del Gobierno

El Gobierno de Filipinas ha decidido cancelar el viaje de la relatora especial de Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, previsto para el próximo año en torno a la preocupante cifra de muertos en el marco de su conocida como 'guerra contra las drogas'.
El ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas, Perfecto Yasay, ha explicado que la decisión de cancelar la visita de Callamard responde a su negativa a aceptar las condiciones impuestas por el Ejecutivo de Rodrigo Duterte para la celebración del mismo.
"No pueden venir", ha señalado Yasay desde la capital de Camboya, Phnom Penh, según declaraciones recogidas por la ABS-CBN. "Si no aceptan las condiciones de nuestro presidente en torno a la visita a Filipinas para validar sus afirmaciones, el viaje no seguirá adelante", ha añadido.
En este contexto, Yasay ha señalado que todo apunta a que Callamard no aceptará las condiciones, si bien no ha dado detalles de qué tipo de condiciones ha presentado.
Las estadísticas oficiales en el marco de su campaña contra el narcotráfico apuntan a algo más de 2.000 muertes desde el 1 de julio, atribuidas a enfrentamientos en los que los sospechosos se resistieron o llegaron a disparar contra los agentes. A estos se suman más de 3.800 muertos a manos de "hombres no identificados".
El mes pasado, Callamard agradeció a Filipinas su invitación para examinar la situación de los asesinatos y ejecuciones sumarias, arbitrarias y extrajudiciales, razón por la cual tenía previsto visitar el país durante el primer trimestre de 2017.
Por su parte, Duterte ha reconocido que él mismo mató a delincuentes mientras era alcalde de la ciudad de Dávao.