Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Faycal Cheffou cuenta con "coartada" para el momento de los atentados

El sospechoso que fue inicialmente inculpado por delitos de terrorismo --al ser considerado el tercer yihadista en el aeropuerto de Bruselas--, pero finalmente puesto en libertad el lunes, ha presentado una "coartada" creíble que le situaba en su casa en el momento de los atentados, según ha informado su abogado.

La Fiscalía federal informó el lunes de la puesta en libertad de Fayçal Cheffou, porque los indicios que llevaron a su arresto, el viernes en las inmediaciones de la propia Fiscalía, "no se vieron sustentados con la evolución de la investigación".
El abogado de Cheffou, Olivier Martins, ha explicado a diversos medios belgas que el sospechoso aportó una "coartada" basada en varias llamadas telefónicas recibidas en su domicilio en el momento del atentado en el aeropuerto de Bruselas.
Martins también ha revelado que la altura que se atribuye al sospechoso grabado por las cámaras de seguridad del aeropuerto no corresponde con la Cheffou, de quien tampoco se han encontrado huellas ni en el lugar de los hechos, ni en el apartamento del barrio de Schaerbeek en el que presuntamente se planeó el ataque.
La Policía da por muertos a dos de los tres terroristas que atentaron el pasado 22 de marzo en el aeropuerto de Bruselas, pero mantiene la búsqueda del tercer terrorista, camuflado bajo un gorro de lluvia en las imágenes captadas por las cámaras del aeródromo.
Según los investigadores, el tercer yihadista no se inmoló como sus compañeros, sino que dejó en la terminal de salidas del aeropuerto una bolsa con una fuerte carga explosivo y huyó.
La investigación busca a un segundo sospechoso que también se habría dado a la fuga tras el atentado, una hora después, en la estación de metro de Maelbeek.