Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FBI podrá acceder a las IP particulares sin autorización judicial

FBIcuatro.com

El FBI estadounidense no necesita una orden judicial para recopilar información informática, incluyendo direcciones IP de personas particulares. Así lo ha ratificado un juzgado de Virginia al desestimar una demanda de un procesado dentro de una causa (el caso Playpen) contra la difusión de pornografía infantil.

Edward Matish, quien presentó el recurso, alegó que las pruebas en su contra habían sido obtenidas de una manera "anticonstitucional", ya que el Gobierno había accecido a su ordenador personal sin una orden previa. Matish aludió a la Cuarta enmienda de la Constitución estadounidense que prevé protección contra las investigaciones arbitrarias.
Los agentes del FBI sí que contaban con una autorización para poder acceder al servidor que distribuía el contenido pornográfico, en el que instalaron un 'malware' que identificase las direcciones IP y los sistemas operativos de 137 clientes del servidor. Los 'federales2 instalaron el programa en el servidor y, en vez de cerrarlo, prefirieron operar en él durante un tiempo en 2015 para poder obetener más información.
Matish no podía confiar en tener ningún respeto a la privacidad de su dirección IP cuando acudió a una web en la que había pornografía infantil, mantiene el veredicto. "Mirar a través de una rendija de una persiana cerrada", según el juez no viola la Cuarta enmienda.
"La decisión es, como mínimo, una mala noticia para la privacidad" manifiesta la fundación Electronic Frontier, que vela por la protección de los derechos de los internautas, ya que esta decisión judicial podría suponer un inquietante precendente  para que los cuerpos de seguridad "sean libres de buscar e interceptar a distancia la información de un ordenador sin ninguna autorización, sin una causa concreta y sin ni siquiera una sospecha".