Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Europa respira gracias a Macron

Macron ya es el novio de Europa y aspira a ser su marido. Y si de Bruselas dependiera, la boda con Emmanuel Macron no se haría esperar. Profundamente europeísta y liberal, la Unión mira con esperanza al candidato que puede reconstruirla, y con miedo a la euroescéptica que puede destruirla. Mientras, Marine Le Pen quiere cerrar las fronteras y recuperar la soberanía nacional en todos los ámbitos y plantea un referéndum de salida del Club de los Veintisiete. Se la juega Europa, porque Francia es país fundador y junto con Berlín la locomotora de la alianza. Alemania celebra elecciones en septiembre y la victoria de la líder del Frente Nacional en segunda vuelta también puede dar alas a las formaciones ultras del país. Por eso esta vez la Unión confía en que se repita la historia: en 2002 todas las fuerzas políticas se unieron contra el padre de Marine Le Pen.