Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de turcos se enfrentan a la Policía tras el desalojo de la plaza Taksim

Miles de turcos se enfrentan a la Policía tras el desalojo de la plaza TaksimInformativos Telecinco

Miles de personas han permanecido durante la madrugada del domingo en las calles de Estambul tras el desalojo de la plaza Taksim y del parque Gezi, y han protagonizado choques en varios puntos de la ciudad con la Policía antidisturbios, que ha respondido con el lanzamiento de botes de gas lacrimógeno y con cañones de agua a presión.

Hasta altas horas de la madrugada, miles de personas han intentado acceder a las calles colindantes a la plaza de Taksim, después de que la Policía irrumpiera y forzara el desalojo de la multitud que allí se congregaba.
Para evitarlo, la Policía, con el apoyo de la Gendarmería, ha cortado los principales accesos y arterias a la zona de Kadikoy, como el puente que se eleva sobre el Bósforo y que conecta con la zona asiática de Estambul.
Varios cientos de personas han tratado cruzarlo y se han enfrentado a la Policía, que ha disparado botes de gas lacrimógeno. Algunos manifestantes han replicado lanzando piedras a los agentes. Numerosos conductores atrapados en el puente se han visto considerablemente afectados por la nube gas lacrimógeno resultante.
Los altercados se han extendido hasta la principal arteria comercial de la parte asiática de Estambul, donde la Policía ha recurrido también al gas lacrimógeno para dispersar a la multitud que protestaba contra el desalojo de Taksim y el parque Gezi en el barrio de Fikirtepe.
Gas lacrimógeno en un hotel
La Policía antidisturbios, incluso, ha llegado a disparar gas lacrimógeno dentro del hotel Divan, de cinco estrellas, situado cerca de la plaza Taksim, donde se refugiaban decenas de manifestantes que huían de la Policía tras asaltar la acampada.
La copresidenta del partido alemán Los Verdes, Claudia Roth, se encontraba entre las personas que huían del reguero de bombas de gas lacrimógeno y de percusión disparadas por la Policía. "Intentamos escapar y los policías nos perseguían. Era como una guerra", ha explicado a Reuters.
Aparte, miles de personas han salido a las calles del barrio de Gazi, cerca del epicentro de las movilizaciones contra el Gobierno de Erdogan, para protestar contra el desalojo de la plaza y del parque homónimo.
En otros altercados registrados en los barrios cercanos, los manifestantes han utilizado vallas metálicas y publicitarias, partes del pavimento y han prendido fuego a contenedores de basura para erigir barricadas y dificultar el paso de los vehículos de la Policía antidisturbios.
En los barrios de la zona europea de Estambul, cientos de personas también han salido a las calles para manifestarse y han cortado el tráfico en los distritos de Etiler, Bakirkoy y Mecidiyekoy, donde se han repetido los enfrentamientos con la Policía, expandiéndose al centro de la ciudad, según ha informado el diario 'Hurriyet'.
De acuerdo con el balance realizado por la Asociación Médica Turca, al menos cuatro personas han muerto en las protestas celebradas durante las últimas dos semanas y alrededor de 5.000 han resultado heridas a causa de la intervención de las fuerzas de seguridad turcas.