Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre salva a una mujer de morir apuñalada a manos de su marido

La intervención de un hombre ha impedido que una mujer haya muerto apuñalada a manos de su marido tras reclamarle el divorcio en plena calle en Turquía. La brutal agresión grabada por varias cámaras de seguridad también captó la indiferencia de otros transeúntes que prefirieron no auxiliar a la esposa agredida.

Cuenta Hurriyet Daily News que la escena ocurrió el pasado lunes 9 de febrero en la provincia turca de Denizli, al oeste del país. La discusión comenzó cuando la mujer comunicó a su marido su intención de divorciarse, algo que irritó sobremanera al hombre lo que le llevó a iniciar una pelea que terminó en el apuñalamiento que captaron las cámaras de seguridad en plena calle.

A O.D., según las iniciales del agresor detenido por la policía, se le ve en el vídeo cómo lleva forzada a su esposa de la mano por la calle cuando, de repente comienza a golpearla y la derriba al suelo sujetándola entre sus piernas para a continuación amenazarla con un cuchillo de hoja larga.

Mientras tanto un viandante hace un amago de acercarse intercambiando algunas palabras con el agresor  pero sin intervenir en defensa de la mujer y desapareciendo de la escena sin ayudarla.

El hombre continúa intentado apuñalar a su esposa al tiempo que otras personas que han visto la agresión escapan del lugar sin intervenir. Es el caso de una mujer que sale corriendo de un portal próximo llevando de la mano a un niño al que trata de apartar de la escena.

En un momento determinado la atención del agresor se ve distraída por la caída de un cubo que le lanzan desde una de las viviendas que dan a la calle en un desesperado intento para que deje de apuñalar a su pareja.

Es el momento que aprovecha un hombre que contempla la agresión para intervenir y acercarse a él para apartarle de su esposa blandiendo el cubo como arma. Algo que logra al tiempo que cooge a la mujer de la mano para ponerla a salvo de su marido.

Mientras tanto el iracundo esposo mantiene su actitud agresiva blandiendo su cuchillo contra el sujeto que ha intervenido en defensa de su mujer.