Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España, satisfecha por el rumbo que ha tomado la situación en Gambia tras la salida del presidente Jamé

El Gobierno español ha expresado su satisfacción por el rumbo que ha tomado la situación en Gambia tras la salida del país del presidente Yahia Jammeh y confía en que la transición política pacífica culmine en los próximos días con la llegada a Banjul del presidente electo, Adama Barrow.
En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, el Ejecutivo ha felicitado a las partes por "la contención y cautela mostradas", así como a los organismos multilaterales regionales por su "eficaz" labor mediadora.
"Todo ello redunda en el mejor interés del pueblo gambiano y es de esperar que suponga un punto de inflexión en la historia democrática del país", añade la nota.
El Gobierno de España espera, a partir de ahora, colaborar de forma estrecha con el Ejecutivo del presidente Barrow en todos los ámbitos de interés común, afianzando los sólidos vínculos que unen al Reino de España y a la República de Gambia, concluye el comunicado.
Jamé finalmente accedió a abandonar el cargo el pasado sábado tras llegar a un acuerdo con la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), que ha ejercido de mediador en la crisis gambiana para instalar a Barrow, ganador de las elecciones, en la Presidencia.
El ex presidente, que ha estado más de 20 años al frente del Gobierno, se habría instalado en Guinea Ecuatorial, si bien este extremo aún no está confirmado. Barrow, por su parte, aguarda en Senegal --donde ha tomado posesión del cargo-- a poder volver a Banjul.
Tropas de la CEDEAO, que se movilizaron ante la negativa de Jamé a entregar el poder, entraron el fin de semana en Gambia para asegurar los puntos estratégicos y garantizar que la Administración de Barrow puede comenzar su andadura.
Barrow ganó las elecciones presidenciales y, aunque en un principio Jamé reconoció su derrota en las urnas, después impugnó los resultados oficiales y se negó a ceder la vara de mando, amenazando así con desatar una guerra civil.