Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España y sus aliados llaman a un alto el fuego en Libia tras los ataques a puertos petroleros

Llaman a todas las fuerzas libias a aliarse y combatir juntas a Estado Islámico
Los gobiernos de Alemania, España, Estados Unidos, Francia, Italia, y Reino Unido han condenado este martes los ataques en Libia contra las terminales petroleras de Zueitina, Ras Lanuf, Es Sider y Brega del pasado fin de semana por parte de las fuerzas leales al general Jalifa Haftar.
En un comunicado conjunto, han instado "a todas las partes a que acepten un alto el fuego inmediato y se abstengan de cualquier nueva acción de hostilidad" además de evitar "cualquier acción que pueda dañar la infraestructura energética de Libia o perjudicar aún más sus exportaciones".
"El petróleo de Libia pertenece al pueblo libio", han subrayado, recordando que el Gobierno de unidad nacional respaldado por la ONU es el único administrador de estos recursos y las instituciones que lo conforman "tienen la obligación de garantizar que los ingresos del petróleo se utilizan para proporcionar al pueblo libio servicios esenciales".
"La infraestructura petrolera, la producción y la exportación deben permanecer bajo el control exclusivo de la National Oil Corporation (NOC) sometida a la autoridad" del Gobierno de unidad, han añadido los seis países.
En este sentido, han instado a "todas las fuerzas militares que se han trasladado a la media luna petrolera a que se retiren de inmediato, sin condiciones previas".
Por otra parte, han reiterado su "pleno apoyo" al Gobierno de unidad "como única autoridad ejecutiva de Libia" y han defendido que las distintas fuerzas libias deberían "unirse en la lucha contra Daesh y otros grupos terroristas designados como tales por Naciones Unidas".
"La violencia contra connacionales libios socava la estabilidad de Libia y estimula la división. El futuro de Libia debe ser determinado por acuerdos políticos, no por conflictos", han defendido en su comunicado conjunto, publicado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.
AUNAR FUERZAS
"La creación de una fuerza de seguridad nacional unificada y efectiva bajo la autoridad del Gobierno de unidad es la mejor esperanza para que Libia pueda proteger sus recursos en beneficio de todos sus habitantes", han considerado.
Los aliados han llamado a "todas las fuerzas armadas de Libia a cooperar pacíficamente entre sí y a emprender inmediatamente esfuerzos para unificarse en una sola fuerza militar profesional" ya que tienen "la responsabilidad de servir a toda la nación y de actuar en beneficio de todos los libios".
Por último, han manifestado su intención de "hacer cumplir la resolución 2259, incluidas las medidas relacionadas con las exportaciones ilícitas de petróleo, con las actividades susceptibles de dañar la integridad y la unidad de las instituciones financieras del estado libio y de la NOC y con los individuos y entidades que se dediquen a realizar o a apoyar acciones que pongan en peligro la unidad, la paz, la estabilidad o la seguridad de Libia".