Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El referéndum de independencia de Escocia, el 18 de septiembre

El primer ministro británico, David Cameron, y el ministro principal escocés, Alex Salmond, firman el acuerdo para la celebración, en 2014, del referéndum sobre la independencia de EscociaReuters

El primer ministro escocés, Alex Salmond, ha anunciado este jueves que Escocia celebrará el referéndum sobre su independencia el 18 de septiembre de 2014, con lo que se inicia la cuenta atrás para una consulta en la que confía en que los cinco millones de escoceses se pronuncien mayoritariamente a favor de la secesión de Reino Unido.

La formación de Salmond, el independentista Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) logró la mayoría de los escaños en las elecciones parlamentarias celebradas en mayo de 2011, lo que brindó a este veterano político lo que ha denominado una oportunidad "única" para desvincular el país de Reino Unido.
El SNP afronta una complicada batalla para lograr la victoria en el referéndum, cuyos términos fueron acordados con el Gobierno británico en octubre de 2012. Las encuestas de opinión reflejan que la independencia cuenta con el apoyo de un 30 por ciento del electorado escocés, frente a una mayoría del 50 por ciento que se inclina por mantener el país dentro de Reino Unido.
El SNP mantiene que los recursos petroleros del Mar del Norte y la industria local permitirían que una Escocia independiente prosperara económicamente, aunque otras formaciones escocesas y el Gobierno británico aseguran que Escocia y el resto de Reino Unido saldrían perdiendo con la secesión.