Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tras la victoria del ‘no’ Escocia reclama su prometido autogobierno

Tras la victoria del ‘no’ en el referéndum escocés llega la hora de cumplir las promesas dadas. Y la más importantes es negociar mayores cotas de autogobierno. Lord Smith de Kelvin será quien a partir de ahora y hasta noviembre, tendrá que pactar los nuevos poderes de Escocia. Negociación que va a provocar dos terremotos. El primero, aquí, en otra región histórica igual de verde: Gales. Desde su Asamblea miran con recelo lo sucedido y ya han dejado claro, que no quieren quedarse atrás a la hora de ganar competencias e impuestos. El segundo terremoto va a tener lugar aquí, en el Parlamento británico. Porque los ingleses, los únicos que no tienen asamblea regional, ya han dicho que cuando se discutan sus leyes e impuestos, quieren que de la sala salgan escoceses, galeses y norirlandeses. Y sí. Se ha abierto la veda pero permítannos quedarnos aquí, en Westminster, porque de prosperar lo que les hemos dicho de los ingleses, podría darse la paradoja de que a la hora de votar a un Primer Ministro, este tuviera que ser inglés sí o sí, para desgracia de los laboristas, mayoritariamente escoceses. Daños colaterales que van a quitar el sueño a muchos.