Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El partido de Erdogan presenta al Parlamento su gran reforma constitucional

El partido Justicia y Desarrollo del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha entregado este sábado al Parlamento su propuesta para la reforma constitucional que concederá al dirigente turco competencias ejecutivas que supondrán un incremento notable de su poder.
El AKP, que ostenta una mayoría de 316 diputados en el Parlamento, con un total de 550, ha logrado sumar el apoyo del Movimiento Nacionalista (MHP), con 40 escaños, para sacar adelante la modificación de la Carta Magna, que requiere 330 votos, según informa el diario turco 'Hurriyet'.
Una vez superado el filtro parlamentario, "parece que el referéndum podría celebrarse alrededor de marzo o abril, pero también podría dilatarse hasta mayo", ha dicho el 'número dos' del Gobierno, Nurettin Canikli en una entrevista concedida a la televisión turca A Haber.
La reforma de la Constitución ideada por el AKP convertirá la Presidencia en un auténtico poder ejecutivo, algo que preocupa a la oposición por la deriva autoritaria del actual jefe de Estado, Recep Tayyip Erdogan.
El acuerdo entre el AKP y el MHP se basa en tres puntos. El primero, y más importante, es que Erdogan no podrá hacer uso de sus nuevos poderes ejecutivos hasta 2019. Además, sus decretos deberán ser transformados en leyes por el Parlamento. Por último, el partido gobernante ha accedido a reducir el quórum para procesar al presidente ante el Consejo Supremo.
El paquete de reformas también va acompañado de una reforma estructural de los sistemas judiciales y de seguridad, incluirá la posibilidad de imputar al presidente por un delito criminal -- hasta ahora gozaba de inmunidad ante cualquier acusación, excepto la de traición -- y podría permitir que Erdogan gobernara durante un tercer mandato hasta 2029 (el reloj electoral se "resetearía" en 2019, lo que concedería a Erdogan la posiblidad de ostentar dos mandatos adicionales de otros cinco años).