Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erdogan omite nuevamente la palabra genocidio para hablar de las masacres de armenios en 1915

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha emitido este lunes un comunicado para "presentar sus respetos" a los "armenios otomanos" que "perdieron la vida durante las duras condiciones de la I Guerra Mundial", sin mencionar la palabra genocidio, en el marco del 102º aniversario de las conmemoraciones del genocidio de un millón y medio de armenios por parte del Imperio Otomano a principios del siglo XX.
En su mensaje, el mandatario turco ha destacado la "historia y cultura común" entre turcos y armenios, afirmando que "son dos naciones antiguas de la región", según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.
"Es nuestro objetivo común para estos dos pueblos, que han compartido la pena y la felicidad durante siglos, cerrar las heridas del pasado y fortalecer los lazos entre los pueblos", ha manifestado.
Erdogan ha destacado que se han dado "muchos pasos" en esta dirección, recalcando que Turquía busca preservar la memoria de los armenios otomanos y de la herencia cultural armenia.
"No tenemos tolerancia con la alienación y exclusión de nuestros ciudadanos armenios ni con que ni un solo armenio se sienta de segunda clase", ha remachado.
Este mismo lunes, el presidente de Armenia, Serzh Sargsyan, ha recalcado que el país "nunca más permitirá un genocidio", recordando "la memoria de los benditos mártires" y recalcando que el genocidio "fue llevado a cabo bajo el engaño de deportaciones" y "ejecutado con una crueldad y meticulosidad sin precedentes".
Turquía no niega que las masacres de civiles armenios ocurrieran, pero no admite que se tratase de un genocidio, y arguye que las muertes no fueron resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso periodo de la Primera Guerra Mundial.
Sin embargo, es generalmente reconocido como el primer genocidio sistemático de la Edad Moderna y es el segundo caso más estudiado, por detrás del Holocausto judío.
En 2009 ambas partes firmaron acuerdos para establecer relaciones diplomáticas y abrir sus fronteras terrestres, en un intento de dejar atrás las consecuencias de la Primera Guerra Mundial, en la que población armenia fue masacrada en masa por otomanos.
Sin embargo, Sargsyan anunció en febrero de 2015 que su país se retiraba del acuerdo de paz con Turquía aprobado por el Parlamento y que suponía un histórico adelanto para acabar con las hostilidades entre ambos países vecinos.
Posteriormente, afirmó que Armenia estaba dispuesto a retomar sus relaciones con Turquía, si bien recalcó que "el reconocimiento del genocidio por parte de Ankara es el camino más corto para lograrlo".