Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Letta, dispuesto a "echarse a un lado" si el Gobierno no "da respuestas a los italianos"

El primer ministro italiano, Enrico Letta, se ha mostrado convencido de que su Gobierno podrá sacar adelante las reformas y medidas que tenía previstas, tanto en el plano económico como político, pero ha dejado claro que si esto no ocurre, no tendrá inconveniente en renunciar al cargo. Así se ha pronunciado en su intervención ante la Cámara de Diputados, tras conseguir el respaldo del Senado después de que Silvio Berlusconi y el Pueblo de la Libertad (PDL) decidieran apoyarle.

Letta ha defendido que "Italia no necesita un gobierno cualquiera, sino un gobierno en plenitud de sus funciones, con una mayoría clara que lo sustente".
Letta ha recordado que el país sigue teniendo ante sí los mismos retos que cuando asumió el poder en abril pasado, principalmente en el plano económico y la reforma del sistema electoral. Según el primer ministro, esta última reforma "se puede hacer rápido, se puede incluso adelantar".
Así las cosas, ha dejado claro que "si no estamos en grado de dar respuestas a los italianos, no hay margen y yo soy el primero en echarme a un lado". Sin embargo, "hoy es un día histórico: tenemos condiciones de claridad que nos permiten mirar a lo lejos", ha añadido, en referencia al respaldo obtenido en el Senado, al tiempo que ha asegurado que trabajará "con una mayoría política unida", aunque no sea la misma que le ha respaldado.
"No debe haber más chantajes porque se ha demostrado que el gobierno no se rompe", ha remachado Letta, que ha abandonado el estrado haciendo la señal de victoria con las manos y en medio de los aplausos de los parlamentarios del Partido Democrático (PD) y Opción Cívica, el partido de Mario Monti.