Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenida un madre por matar a sus 7 hijos y a otro niño en una ciudad de Australia

La madre de los ocho niños que han sido encontrados muertos este viernes en su vivienda de la localidad australiana de Cairns finalmente ha sido detenida por la Policía como sospechosa del asesinato de sus hijos y un sobrino. Los niños, con edades comprendidas entre los 18 meses y los 14 años, son siete hermanos y un sobrino que han sido encontrados muertos con heridas en pecho y cuello en la calle Murray, en el barrio de Manoora.

La madre, de 37 años de edad, estaba tendida inconsciente al lado de los menores, según algunas fuentes, porque ha intentado suicidarse, de modo que ha sido traslada a un hospital, según ha informado la cadena australiana ABC.
"La madre de muchos de los niños implicados en este suceso ha sido arrestada por asesinato y está bajo custodia policial en el Hospital de Cairns", ha dicho el inspector de Policía Bruno Asnicar en una rueda de prensa.
Asnicar ha informado de que la Policía ha acordonado la zona y ha registrado la casa familiar durante la noche (hora local) determinando que los niños murieron en el interior de la vivienda pero que fueron trasladados fuera.
Además, ha señalado que en las próximas horas se realizarán las autopsias de los ocho niños. Interrogado sobre las circunstancias de la muerte, se ha limitado a decir que en la casa había muchas cosas con las que se podría haber perpetrado el crimen.
Este suceso ha conmocionado a la sociedad australiana, sobre todo, porque se ha producido días después de que un clérigo iraní secuestrara a decenas de personas en una cafetería del centro de Sídney dejando tres muertos.
Abbott, "abominable"
El primer ministro de Australia, Tony Abbott, ha tildado  de "crimen abominable" el asesinato a puñaladas de los ocho niños. "Las noticias sobre Cairns son devastadoras. Todos los padres han de sentir una tristeza desgarradora ante lo que ha ocurrido. Esta noche habrá lágrimas y rezos en todo el país por esos niños", ha dicho en su comunicado.
"Mis pensamientos están con la Policía de Queensland y todos los que han tenido que responder ante esta terrible situación", ha agregado el primer ministro australiano.