Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Embajada rusa en EEUU acusa a Washington de querer socavar la relación bilateral con las nuevas sanciones

La Embajada de Rusia en Estados Unidos ha acusado a Washington de tratar de socavar las relaciones bilaterales entre ambos países con la última tanda de sanciones impuesta por el Gobierno de Barack Obama por su intervención en el proceso electoral y los ataques informáticos contra el país.
"Consideramos estas nuevas sanciones de la Administración actual contra Rusia, diplomáticos rusos y sus familias en Estados Unidos un acto hostil", ha denunciado la misión diplomática a través de su cuenta oficial de la red social Twitter.
"Las sanciones anunciadas este 29 de diciembre están destinadas directamente a socavar las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Rusia", ha continuado.
Asimismo, ha indicado que estas sanciones "no quedarán sin respuesta", siguiendo así la postura que ha mantenido Moscú desde que se hizo pública la expulsión y declaración de personas non gratas de 35 miembros de los servicios de Inteligencia rusos, el cierre de dos centros rusos y las sanciones contra individuos y empresas rusos.
La Embajada ha señalado, además, que las acusaciones de que Rusia ha interferido en los comicios estadounidenses carecen "completamente" de fundamento.
El jefe de Estado estadounidense ha anticipado más represalias. "Estas acciones no son la suma total de nuestra respuesta a las agresivas actividades rusas. Seguiremos tomando un amplio rango de acciones en el momento y lugar de nuestra elección", ha dicho.
Ante esto, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha asegurado que el presidente ruso, Vladimir Putin, responderá a las medidas que su homólogo estadounidense ha ordenado adoptar por la presunta injerencia rusa en los comicios estadounidenses.
La CIA y otras agencias de seguridad estadounidenses han concluido este mes que Rusia intervino en las elecciones del 8 de noviembre para propiciar la victoria del republicano, con posiciones más cercanas al Kremlin.