Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido vota en las elecciones más igualadas de la historia

A las ocho de la mañana se han abierto los colegios electorales en Reino Unido. El país afronta una jornada electoral en la que se decidirá la composición de la Cámara de los Comunes y de la que saldrá el próximo inquilino de Downing Street. Las encuestas anticipan un escenario sin hegemonías que desafía los precedentes históricos, con un empate técnico entre el Partido Conservador y el Partido Laborista. Ni David Cameron ni Ed Miliband tienen opciones de alcanzar la mayoría absoluta u los partidos minoritarios tendrán la llave de Gobierno.

Cameron ha ejercido su derecho en Spelsbury, el centro de Inglaterra, acompañado de su mujer. Varios manifestantes le han esperado a la entrada del colegio electoral con pancartas en su contra. Después de votar, Cameron ha publicado un tuite en su perfil de Twitter en el que ha pedido un futuro más brillante para Reino Unido.
El líder del Partido por la Independencia de Reino Unido, Nigel Farage, y el líder del Partido Laborista, Ed Miliband, han sido los dos primeros candidatos en ejercer el derecho al voto. Farage ha votado en su circunscripción, en Thanet South, en el sureste de Inglaterra, con una rosa roja en la solapa y haciendo algunas bromas a los reporteros que le esperaban en el centro electoral.
El líder laborista, Ed Miliband, ha depositado su papeleta acompañado por su mujer, Justine Thornton, en el Ayuntamiento de la localidad de Sutton, perteneciente a Doncaster, en el norte de Inglaterra.
Minutos después ha llegado el turno de la líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), Nicola Sturgeon, que ha votado en un centro electoral del este de Glasgow.
Unos 45 millones de electores británicos están llamados a las urnas para decidir los 650 escaños que componen la Cámara de los Comunes, repartidos en función de los territorios y que en esta ocasión cuentan con casi 4.000 candidatos. Inglaterra es la zona más representada, con 533 diputados, seguida de Escocia (59), Gales (40) e Irlanda del Norte (18).
Tras haber hecho campaña durante 36 horas consecutivas, Cameron declaró que la victoria está "al alcance" de los 'tories', frente a los estudios demoscópicos que lo ponen por delante en número de diputados, aunque notablemente por debajo de los 307 que había conseguido en 2010, cuando se había quedado a 23 asientos de la hegemonía en Westminster.
En base a las convenciones constitucionales, una guía no vinculante, el primer ministro permanecerá en el cargo una vez completado el escrutinio hasta que quede claro que alguno de los contendientes puede formar un ejecutivo estable. Al respecto, y en una velada concesión a las encuestas, el líder conservador ha reiterado esta jornada que "pondrá al país primero", independientemente del veredicto de las urnas.
GOBIERNO "ESTABLE"
Su objetivo, aseguró, es trabajar por alumbrar un gobierno "fuerte y estable", una ambición por la que, de acuerdo con medios afines, habría encargado ya a uno de sus asesores de referencia que comience a trabajar en un pacto con los liberaldemócratas. A pesar de que los sondeos les auguran una debacle que podría llevarlos a perder más de la mitad de su actual representación de 57 diputados, el socio minoritario de la coalición podría volver a jugar un papel clave como partido bisagra.
Ed Miliband acude a votar
No en vano, Miliband tampoco los ha descartado como potenciales aliados, algo que sí ha hecho con los nacionalistas escoceses, una formación situada a la izquierda del espectro político y que, según las encuestas, se convertirá en las primeras horas de este viernes en la tercera fuerza en Westminster, una posición que hasta estos comicios habían ocupado los liberaldemócratas.
Su líder, Nick Clegg, quien no tiene asegurado el asiento, de acuerdo con los sondeos, se ha presentado aún así como garantía de la "estabilidad y la decencia", independientemente de con quién negocie su integración en el gobierno. La hoja de ruta que ha anticipado ya es que sus primeros interlocutores será la fuerza que más escaños obtenga.
PREVISIONES TRAS EL CIERRE DE LOS COLEGIOS
Una vez los colegios electorales cierren este jueves a las 22 horas (una hora más en horario peninsular español), tras 15 horas de votación, comenzará el recuento en las 650 circunscripciones en juego, con los resultados finales previstos para las primeras horas del viernes. De confirmar el escrutinio final las quinielas que apuntan a un parlamento sin mayorías absolutas, comenzará una batalla contrarreloj por asegurar las alianzas estratégicas que permitan formar gobierno.
Así, ser la fuerza más votada, o contar con el mayor número de escaños, no otorga la potestad automática de componer un ejecutivo, ya que la clave que da el acceso al número 10 es qué conglomerado de grupos parlamentarios aseguran la estabilidad al gabinete, una posibilidad que está abierta a todas las fuerzas.
Por ello, uno de los elementos fundamentales en las horas posteriores al veredicto electoral es quién tomará la iniciativa, un rol que los analistas políticos atribuyen a Cameron, de quien se espera que comparezca en Downing Street para proclamar la victoria de los suyos y la legitimidad que un potencial mayor volumen de parlamentarios le otorgaría, según él, para intentar dar forma a un gobierno que debería durar hasta 2020.