Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El voto hispano, una fuerza electoral decisiva como primera minoría del país

Las largas colas, la casi media hora que algunos tardan en depositar su papeleta, hace prever un récord en el voto anticipado. Más de 43 millones de estadounidenses ya ha votado en los 37 estados: 10 millones más que hace 4 años. Y se espera pulverizar récords, gracias, entre otros, al voto latino. Esta vez sí, movilizado. "No podemos dejar que nos insulten más ni nos denigren. Vota a Hillary Clinton", dice la actriz Salma Hayek, que pone voz a la indignación de muchos latinos con Donald Trump. Basta con echar un vistazo al voto anticipado latino en algunos estados clave. En Florida, ha crecido nada menos que un 200% con respecto a 2012. Un millón de hispanos ha ido ya a votar y el 24% de los latinos aquí, vota por primera vez. En Carolina del Norte, por su parte, ese voto hispano sube ya un 75%. Unas expectativas que pueden beneficiar a Cinton, que estos días se fotografía con sus potenciales votantes, especialmente en un momento en el que los negros y los jóvenes están más desmovilizados. No obstante, también hay latinos a los que sí les gusta el candidato republicano, sobre todo a los que emigraron legalmente. Más de 27 millones de hispanos tienen derecho a voto. Es la primera minoría del país. Su fuerza electoral es decisiva, aunque su participación ha estado históricamente por debajo de su potencial, algo que esta vez puede cambiar e inclinar la balanza.