Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cierran las urnas en Irán con hasta cinco horas de retraso ante la afluencia de gente

Elecciones presidenciales en IránReuters

Las autoridades iraníes han procedido al cierre de las urnas tras concluir la jornada electoral de los comicios presidenciales, que ante la afluencia de gente, se ha alargado cuatro horas en todo Irán, mientras que en Teherán los centros de votación han permanecido abiertos cinco horas más.

En declaraciones a la televisión estatal Press TV, el director de la Comisión Electoral de la provincia de Teherán, Safarali Baratlou, ha explicado que espera que en esta región la participación supere el 70 por ciento y ha indicado que algunos centros han tenido que recibir más papeletas de candidatos, porque en algunas instituciones se han agotado.
Aunque el cierre de urnas estaba previsto para las 18 horas (16:30, hora peninsular española), debido a las largas colas el horario ha ido ampliándose cada hora hasta llegar a las cuatro horas de extensión en todo el país, exceptuando en la capital, donde el horario se ha ampliado cinco horas y aún no se han clausurado los centros de votación.
La principal autoridad electoral del país ha asegurado que no se han producido "grandes irregularidades" durante la jornada electoral, advirtiendo que los representantes de cada candidato estaban distribuidos en cada centro para conseguir mayor "transparencia".
El presidente saliente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, ha dejado en manos de Dios el destino de la nación al depositar su papeleta. "Espero que Dios conceda al pueblo iraní el mejor destino para el país", declaró brevemente a la agencia semioficial Mehr tras votar en una mezquita de Narmak.
Por su parte, el expresidente iraní Ali Akbar Hashemi Rafsanyani, esperanza del reformismo hasta que su candidatura fue desechada por el Consejo de los Guardianes, ha considerado que la unión entre los diversos sectores de Irán es "clave para el éxito en la lucha contra los peligros externos e internos".
En los mismos términos se expresó el expresidente iraní Mohamed Jatami, quien pidió a todos los candidatos, tanto al vencedor como los perdedores, que sirvan al desarrollo del país y del Islam.
En los comicios compiten un total de seis candidatos, que han pasado la criba del Consejo de los Guardianes, un órgano con poder de veto sobre los candidatos electorales en Irán, que recibió un total de 3.444 candidaturas.