Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un segundo palestino durante las redadas nocturnas israelíes en Cisjordania

Muere un segundo palestino durante las redadas nocturnas israelíes en CisjordaniaInformativos Telecinco

Un palestino ha muerto en Ramala y otro en Nablús por disparos de militares israelíes para intentar localizar a los tres jóvenes israelíes desaparecidos el pasado 12 de junio en Cisjordania, cerca de la ciudad de Hebrón.

En los diez días de ofensiva israelí han muerto al menos cinco personas y más de 370 han sido detenidas, según el balance de la agencia de noticias palestina Maan.
Los fallecidos anoche son Ahmad Said Suod Jalid, de 36 años, residente en el campamento de refugiados de Al Ein, en Nablús, y Mahmud Ismail Atalá, de Ramala. En ambos casos los palestinos fueron tiroteados durante una protesta contra las operaciones militares israelíes.
Jalid recibió cuatro disparos de los soldados israelíes cuando se dirigía a una mezquita para participar en las oraciones del amanecer. Según testigos presenciales, los militares israelíes instaron a Jalid a volverse a su casa, pero éste se negó. Entonces uno de los soldados le apuntó con su fusil y disparó varias veces a quemarropa.
El Ejército israelí asegura que Jalid "se aproximó de forma amenzadora" y que los militares "pidieron al sospechoso que se detuviera, pero no lo hizo, por lo que realizaron varios disparos al aire". Después, los militares "dispararon contra el sospechoso".
"Las investigaciones preliminares apuntan a que el sospechoso era inestable psicológicamente (...). El incidente está siendo investigado", indica el Ejército.
Por otra parte, Atalá fue hallado en la azotea de un edificio comercial de Ramala, frente a otro edificio en el que estaban apostados francotiradores israelíes. Al parecer Atalá fue tiroteado por los soldados y pasó varias horas desangrándose hasta que finalmente murió.
Durante la noche, las tropas israelíes han registrado varios barrios de Ramala, irrumpiendo en viviendas y comercios. Grupos de jóvenes palestinos se han enfrentado a los militares, que respondieron con fuego real y pelotas de acero recubiertas de goma. Al menos diez palestinos están heridos.
Tras el fin de los registros, en torno al amanecer, los jóvenes han dirigido su ira hacia una comisaría de la Policía palestina en protesta por la colaboración de la Autoridad Palestina con las operaciones israelíes. Los agentes respondieron también con medidas de fuerza.
Los tres jóvenes israelíes desaparecidos la noche del 12 de junio en Cisjordania. Israel responsabiliza del secuestro al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), pero no ha presentado pruebas que respalden esta acusación y el grupo islamista lo niega.