Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército birmano mata a 25 personas en ataques en varias aldeas rohingya

El Ejército de Birmania ha matado a al menos 25 personas armadas con machetes y con palos en varias localidades rohingya en el estado de Rajine este domingo, según ha informado la cadena de radiotelevisión pública británica BBC.
El sábado, el Ejército birmano lanzó varios ataques con helicópteros artillados contra localidades rohingya en Rajine. La ofensiva dejó ocho personas muertas, dos de ellas militares birmanos.
El Ejército birmano ha afirmado que los ataques que ha realizando son "operaciones de limpieza" contra milicianos armados. Las imágenes y los vídeos publicados en redes sociales muestran a mujeres y niños entre las víctimas mortales de los ataques.
Durante el fin de semana, cientos de residentes se han visto obligados a abandonar sus hogares. La población rohingya se ha visto abocada al desplazamiento desde que aumentaron las tensiones étnicas en el estado de Rajine.
Los medios estatales birmanos han informado de que la comunidad rohingya ha incendiado unas 130 viviendas el domingo para intentar provocar "malosentendidos y tensiones" y conseguir ayuda de la comunidad internacional.
Las imágenes y vídeos difundidos por los rohingya el pasado fin de semana muestran a mujeres y niños muertos y a personas huyendo de sus viviendas incendiadas. Las fuerzas de seguridad en Rajine están controladas por el Ejército, no por Aung San Suu Kyi, la consejera de Estado y líder 'de facto' de Birmania. Hasta la fecha, Suu Kyi se ha negado a aceptar las peticiones internacionales para llevar a cabo una investigación independiente y creíble sobre la situación de los rohingya.
El estado de Rajine lleva sometido a estrictas medidas de control militar desde octubre, cuando nueve policías murieron por una serie de ataques de insurgentes contra puestos fronterizos.