Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército Libre Sirio "continuará su lucha" tras su derrota en Qusair

El Ejército Libre Sirio "continuará su lucha" tras su derrota en QusairReuters

El Ejército Libre Sirio (ELS) ha prometido este miércoles "continuar su lucha por la libertad y la justicia" tras la toma del control de la localidad de Qusair, ubicada cerca de la frontera con Líbano, por parte de las tropas gubernamentales, según ha informado la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y de la Revolución Sirias (CNFORS) a través de un comunicado.

En el mismo, la organización ha destacado que el ELS continuará luchando "junto a todos los que han perseverado en su enfrentamiento contra la opresión y la tiranía y a los que han defendido a la población siria con valor".
La CNFORS, que ha reconocido la entrada de las tropas de Bashar al Assad en la localidad, ha subrayado que el ELS "ha combatido en batallas heroicas para defender a los civiles" y ha achacado la derrota "a la tremenda diferencia de poder" entre ambos bandos.
Asimismo, ha subrayado que mantendrá su compromiso "con la defensa de los civiles", al tiempo que ha advertido que "podrían tener lugar masacres contra la población civil a modo de represalias si la comunidad internacional permanece mirando impasible".
"La coalición recuerda a Naciones Unidas y a las principales potencias mundiales su responsabilidad para garantizar el acceso de ayuda humanitaria para proteger a los civiles y poner fin a los actos de venganza sistemáticos del régimen de Al Assad", ha dicho.
Por último, ha reclamado al Gobierno sirio que permita el acceso de ayuda humanitaria de forma urgente a Qusair para atender a los heridos y a las personas afectadas por los enfrentamientos.
La localidad, con más de 20.000 habitantes, se encuentra en una posición estratégica, segregada entre localidades suníes y chiíes, estas últimas afines al presidente sirio, cuya confesión alauí es una escisión de la rama chií del Islam.
Para las fuerzas gubernamentales resulta crucial mantener abierto un paso entre el valle de la Bekaa y la costa del Mediterráneo, en el caso de que caiga Damasco, que en las últimas semanas ha sido objeto del asedio rebelde.