Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Egipto extiende 15 días la detención de un periodista de Al Yazira arrestado en diciembre

Egipto ha ordenado este miércoles extender el período de detención del periodista Mahmud Husein, de la cadena de televisión Al Yazira, arrestado el pasado mes de diciembre bajo las acusaciones de tratar de alentar la disidencia contra el Gobierno.
Husein ha denunciado haber sido víctima de malos tratos durante su detención, además de habérsele impedido contactar con su abogado y ser visitado por sus familiares. Según Al Yazira, el reportero habría estado en régimen de aislamiento.
De nacionalidad egipcia, fue detenido el pasado 23 de diciembre en su vivienda, en El Cairo, si bien no se presentó ningún cargo contra él. Al Yazira ha exigido su inmediata liberación.
El Ministerio del Interior ha acusado a Al Yazira y a Husein de "ordenar a ciertos individuos que trabajan para el canal que pongan en práctica un plan para provocar la sedición, incitar a protestas contra el estado, y extender el caos a través de la difusión de falsas noticias".
En respuesta, Al Yazira emitió un comunicado en el que niega estos "cargos inventados" contra Husein, quien fue detenido durante sus vacaciones en Egipto, donde la cadena no puede emitir desde 2013.
"No habría viajado a Egipto a través de su aeropuerto si tuviera la intención de llevar a cabo actos ilegales", ha argumentado la cadena, que ha expresado su temor por la seguridad del periodista.
Otros tres periodistas de la cadena fueron arrestados en diciembre de 2013 y sentenciados a penas de cárcel por "difundir noticias falsas" y "ayudar a una organización terrorista", en referencia a la organización islamista Hermanos Musulmanes.
Finalmente, uno de ellos, de nacionalidad australiana, fue deportado, mientras que los otros dos fueron liberados en 2015.
Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha denunciado que "la situación de los periodistas es cada vez más precaria en Egipto", recordando que el país ocupan el puesto 158, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016.