Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Egipto destruye un túnel de 1.700 metros de largo en la frontera con la Franja de Gaza

El Ejército de Egipto ha anunciado este miércoles la destrucción de un túnel de 1.700 metros de largo que conectaba su territorio con la Franja de Gaza, asegurando que forma parte de sus esfuerzos en la lucha antiterrorista.
Según las informaciones recogidas por la agencia estatal egipcia de noticias, MENA, el túnel fue localizado en la localidad de Rafá, dividida por la frontera.
El Ejército anunció a principios de diciembre que había localizado otros siete túneles en la zona fronteriza, recalcando que todos ellos fueron destruidos.
El Cairo ha presentado estos túneles como un canal para la entrada de milicianos y armas para los yihadistas que operan en el norte de la península del Sinaí.
El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) utiliza túneles en las fronteras con Egipto e Israel con fines de contrabando y fines militares, respectivamente.
Los túneles, además de constituir una fuente de ingresos públicos, permiten a Hamás introducir armas y bienes para cubrir las necesidades de los 1,8 millones de habitantes de la Franja, entre los que se incluyen alimentos, medicinas y material para la construcción (como hormigón o combustible).
El Ejército de Egipto anunció el 16 de octubre el inicio de una nueva ofensiva a gran escala contra "elementos terroristas" en el norte y el centro de la península del Sinaí.
Se trata de la segunda campaña lanzada por el Ejército desde la 'Operación Derecho del Mártir', que arrancó en septiembre de 2015 con el objetivo declarado de acabar con la insurgencia en la península.
Egipto se enfrenta a una insurgencia principalmente en la zona del Sinaí que ha acabado con la vida de cientos de soldados y agentes de la Policía desde mediados de 2013, cuando el entonces jefe del Ejército y ahora presidente, Abdelfatá al Sisi, derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi tras una serie de protestas.
Si bien los ataques más mortíferos han tenido lugar en el Sinaí, también se han perpetrado atentados contra las fuerzas de seguridad tanto en El Cairo como en otras ciudades. También han muerto cientos de presuntos terroristas en operaciones militares de seguridad.