Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco muertos y 350 heridos por los enfrentamientos entre simpatizantes y detractores de Morsi en El Cairo

Enfrentamientos en EgiptoReuters

Cinco personas han muerto y 350 han resultado heridas por los enfrentamientos que se han producido este miércoles frente al Palacio Presidencial de El Cairo entre detractores y simpatizantes del presidente egipcio, Mohamed Morsi, según ha informado el Ministerio de Salud en un comunicado.

Los disturbios se desataron el miércoles por la tarde, cuando chocaron las manifestaciones convocadas por Hermanos Musulmanes, en apoyo de Morsi, y por los partidos opositores, para protestar por un decreto presidencial que le otorga poderes ilimitados y por un borrador constitucional de corte islamista.
La cadena Al Nahar, que ha seguido en directo los acontecimientos, ha informado de que miles de seguidores de Hermanos Musulmanes, el grupo islamista al que pertenece Morsi, han irrumpido en la plaza del Palacio Presidencial, donde estaban concentrados los detractores del jefe de Estado.
Tanto la oposición egipcia y como la Liga Árabe han condenado el comportamiento de Hermanos Musulmanes, ya que ha llamado a una manifestación de "un millón" de personas para contrarrestar la que ya había convocada por parte de las fuerzas opositoras, dando lugar a los disturbios.
En el marco de los enfrentamientos han muerto cinco personas, entre ellos los miembros de Corriente Popular Mohamed Essam y Karam Gergis, según ha confirmado el grupo opositor a ONTV; un miembro de Hermanos Musulmanes, de acuerdo con el Partido Libertad y Justicia (PLJ); y una mujer, tal y como ha apuntado el coordinador general de la Alianza Revolucionaria, Amer al Wekil.
Las protestas se han extendido a otras ciudades del país árabe. En Ismailia y Suez, los detractores de Mursi han atacado y quemado la sede del PLJ, vinculado a Hermanos Musulmanes, según informa la agencia de noticias Reuters.
El pasado martes, un enfrentamiento entre los detractores de Morsi y las fuerzas de seguridad frente al Palacio Presidencial, se saldó con 27 heridos. Entonces, el líder egipcio tuvo que abandonar el lugar por razones de seguridad.
En este contexto, el vicepresidente, Mahmud Mekky, ha ofrecido una rueda de prensa en la que ha asegurado que la puerta al diálogo está abierta, apuntando que podrían enmendarse algunos artículos constitucionales, aunque ha subrayado que el decreto presidencial no se derogará.
En la misma línea, el primer ministro, Hisham Kandil, ha llamado a la calma a los manifestantes, al tiempo que ha pedido a las dos partes que "den una oportunidad a los esfuerzos que se están haciendo para comenzar un diálogo nacional".
Por su parte, el Frente de Salvación Nacional, que aglutina a los principales partidos y figuras de la oposición, ha reiterado que está dispuesto a dialogar con el Gobierno siempre y cuando el presidente derogue el decreto que le confiere poderes casi absolutos.
Al parecer, Morsi comparecerá en las próximas horas, atendiendo así al llamamiento de Hermanos Musulmanes y de la oposición, que le han exigido un pronunciamiento para calmar la situación, según ha revelado una fuente gubernamental a la agencia de noticias británica.