Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Egipto condena a 148 Hermanos Musulmanes a cadena perpetua por matar a un mando policial

Un tribunal de Egipto ha condenado a cadena perpetua a 148 seguidores del movimiento islamista Hermanos Musulmanes por cargos relacionados con el asesinato del 'número dos' de la comisaría del distrito de Matay en Minya, una ciudad del centro del país, durante los altercados posteriores al desalojo del campamento de protesta de Rabaa en El Cairo en agosto de 2013, ha informado el diario estatal 'Aswat Masriya'.
El veredicto del tribunal, contra el que cabe presentar recurso, se ha emitido 'in absentia' y también ha ratificado la orden de liberar a diez de ellos, a los que la semana pasada decidió liberar por motivos de salud.
Asimismo, el tribunal también ha dictado varias penas de prisión para otros 45 involucrados en el mismo caso.
El 14 de agosto de 2013, las fuerzas de seguridad egipcias desalojaron dos campamentos de protesta de seguidores del presidente depuesto de Egipto, Mohamed Mursi, lo que dejó cientos de muertos y originó una serie de enfrentamientos en las calles de la capital y en otras ciudades.
La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) aseguró que el asalto se había saldado con la muerte de 817 personas, "y más probablemente, al menos mil", si bien el Gobierno cifró las víctimas en poco más de 600, entre ellas 43 soldados.
El Gobierno de Abdelfatá al Sisi, que accedió al poder tras imponerse sin apenas oposición en las presidenciales celebradas meses después del derrocamiento de Mursi, ha lanzado una campaña contra Hermanos Musulmanes y los grupos revolucionarios que encabezaron las protestas que provocaron la caída del régimen de Hosni Mubarak en 2011.
Las nuevas autoridades declararon a Hermanos Musulmanes como una organización terrorista, incrementando su presión contra el grupo y sus miembros.
La campaña, dirigida también contra activistas opositores, se ha saldado por el momento con miles de encarcelados y condenados por diversos cargos en juicios que han sido denunciados por las ONG internacionales por su falta de transparencia.