Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecuador teme consecuencias en su territorio derivadas de la firma del acuerdo de paz en Colombia

El jefe del Estado Mayor Institucional del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Ecuador, Carlos Egüez, ha advertido este viernes de que el país podría tener que enfrentarse a consecuencias derivadas de la firma del acuerdo de paz del Gobierno de Colombia con la guerrilla.
En un acto académico celebrado en la Universidad de las Fuerzas Armadas en Sangolquí, Egüez ha señalado que el cese de las hostilidades en el país vecino podría generar una etapa complicada en los países vecinos.
"Ante la firma de la paz en Colombia, el Estado y las Fuerzas Armadas ecuatorianas se enfrentarán a problemas complejos derivados de la dinámica de la desmovilización, reinserción y pacificación del país vecino", ha señalado Egüez, según declaraciones recogidas por el diario 'El Comercio'.
Asimismo, el jefe del Estado Mayor ha indicado que durante todo el proceso de paz, el Ejército ecuatoriano estará alerta para proteger su territorio nacional y a sus ciudadanos.
En el mismo acto, el subcontralor general del Estado, Pablo Celi, ha advertido de que el fin del conflicto con las FARC no implica necesariamente el fin de la violencia interna, ni tampoco pone fin a las amenazas que sufre la frontera ecuatoriana, ya que aún existen otros grupos armados que no están incluidos en el acuerdo, haciendo referencia en particular al Ejército de Liberación Nacional (ELN).
El presidente del Gobierno de Colombia, Juan Manuel Santos, firmará el próximo lunes en Cartagena el histórico acuerdo de paz con el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias 'Timochenko', un acto que marcará el fin del conflicto y una cuenta regresiva de seis meses para que la guerrilla abandone las armas, se desmovilice y se convierta en partido político.
Pero el acuerdo de paz será sometido a un plebiscito el 2 de octubre y el presidente colombiano necesita que los electores lo aprueben en las urnas para que éste entre en vigor.