Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ecofin se reúne para crear un plan de inversiones que reactive el crecimiento

Jryki Katainen en el ECOFINcuatro.com

Los ministros de Economía de la UE inician el debate sobre cómo debe diseñarse el plan europeo de inversiones prometido por el presidente designado de la Comisión, Jean-Claude Juncker, para reactivar la economía europea. Juncker ha propuesto que el plan esté dotado con 300.000 millones de euros, que combine fondos públicos y privados, y que se dedique a financiar infraestructuras, I+D, energía y medidas de reindustrialización.

El plan de inversiones es una de las medidas con las que los 28 quieren combatir el estancamiento de la economía europea y el riesgo de deflación, junto con las reformas estructurales y el estímulo monetario de Banco Central Europeo (BCE). El Eurogrupo volvió a descartar de nuevo este viernes relajar la disciplina fiscal, tal y como reclaman Italia y Francia.
Sin embargo, los ministros discrepan sobre el volumen que debe tener este plan y sobre el peso relativo de la iniciativa pública y la privada. El ministro de Finanzas polaco, Mateusz Szczurek, ha vuelto a reclamar este sábado aumentar la dotación del plan hasta alcanzar los 700.000 millones de euros. "Apoyamos todas las iniciativas para impulsar el crecimiento, incluida la reciente propuesta franco-alemana, pero no son suficientes", ha dicho Szczurek.
"Se necesitan inversiones privadas pero también inversiones públicas. El coste real de financiación del nuevo fondo sería sólo del 0,05% del PIB", ha sostenido el ministro polaco.
También el ministro francés, Michel Sapin, ha insistido en la importancia de la inversión pública, y ha negado que haya diferencias entre Francia y Alemania sobre esta cuestión. "No hay posiciones distintas de Francia y Alemania, hay una posición única a favor de la inversión, de la inversión privada, pero también de una orientación gracias al apoyo público", ha dicho Sapin.
"La inversión no es una varita mágica. La inversión es lo que falta en Europa. Estamos muy por debajo del nivel de inversión que conocíamos antes de la crisis y hay que recuperar esa inversión", ha insistido Sapin.
En contraste, el ministro holandés y presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha puesto el acento en la necesidad de priorizar la inversión privada. "La mayoría del crecimiento en Europa todavía viene de la inversión privada y, en primer lugar, debemos mirar cómo generar más inversiones privadas abriendo los mercados, haciendo que los Gobiernos trabajen mejor y permitiendo que las empresas inviertan en Europa", ha dicho Dijsselbloem.
"Los países que tienen espacio fiscal deben considerar cuál es la mejor inversión en su país. A veces es infraestructuras, a veces I+D y educación. Tendrá que haber una combinación de inversiones públicas y privadas", ha insistido el presidente del Eurogrupo.