Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU confirma otros catorce bombardeos contra el Estado Islámico en Mosul

Combates por la presa de MosulREUTERS

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha confirmado que ha llevado a cabo otros catorce bombardeos contra las posiciones del grupo extremista suní Estado Islámico en los alrededores de la presa de Mosul.

"Los bombardeos destruyeron seis vehículos militares multipropósito Humvee, tres arsenales de explosivos, un mortero y dos camiones blindados", ha detallado el Pentágono a través de un comunicado.
En el mismo, ha afirmado que los ataques "fueron llevados a cabo en apoyo a las fuerzas de seguridad iraquíes y las operaciones de las fuerzas kurdas, así como para proteger infraestructuras básicas y al personal e instalaciones de Estados Unidos".
Por último, el Departamento de Defensa estadounidense ha dicho haber llevado a cabo un total de 84 bombardeos en Irak desde el 8 de agosto, 51 de los cuales han sido ejecutados en los alrededores de la presa.
Los peshmerga, el Ejército de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, se hicieron a última hora del domingo con el control de la totalidad de la presa de Mosul con el apoyo de la aviación estadounidense.
La presa de Mosul es de importancia estratégica ya que su destrucción anegaría la ciudad de Mosul, la segunda más poblada de Irak y la crecida alcanzaría incluso Bagdad.
El Estado Islámico --anteriormente Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)-- proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.
Desde entonces, ha lanzado numerosas campañas de venganza contra la comunidad chií y otras comunidades minoritarias de las zonas que controla, como la cristiana y la yazidí, ejecutando a miles de personas y destruyendo numerosos lugares de culto.